El porqué

Hoy me levanté y no pude evitar quedarme contemplando el cielo desde mi ventana. Puede sonar obvio e inclusive un poco tonto, pero son precisamente esas obviedades las que más enriquecen y las que más pasamos por alto.

Además, vivo en un país en el cual no todos los días se puede apreciar el azul del cielo, sino más bien una nube gris tupida de contaminación. Vivo en un país con estaciones, pero que al caminar frecuentemente por la misma calle no me doy cuenta cuándo los árboles comienzan a perder sus hojas en otoño y crecen las flores en primavera. Simplemente, un día descubro que ya los árboles son solo ramas y que de repente te cubren con el aroma de sus flores.

Claramente, mi atención se diluye entre los tantos estímulos que recibimos por segundo.

¿Te ha pasado que cuando te levantas tienes un sin fin de pensamientos en la cabeza? ¿No sientes esa ansiedad de ponerte a trabajar apenas abres los ojos? ¿No ha empezado el día y ya estás agotado de tan solo imaginar todo lo que debes hacer? ¿Deseas un break, pero el trabajo siempre te resulta más importante? ¿Tu familia se queja del poco tiempo que dispones para compartir verdaderamente con ellos?

Pues, todos estos síntomas no son más que lo opuesto al mindfulness o conciencia plena, a nuestra capacidad de vivir en el presente y de equilibrar nuestro espacio mental. Vamos por la vida sin realmente detenernos a contemplar nuestros alrededores y todo lo que poseemos, desde lo material hasta las amistades, familia, experiencias y conexiones.

Nuestro ideal de éxito se mide por cuánto ganamos, las marcas que compramos y las propiedades que adquirimos. Para muchos, hasta gozar de vacaciones es un asunto secundario. Estamos acostumbrados a vivir para trabajar, a llenar nuestros calendarios con quehaceres, a saturar nuestra mente con ansiedad y tensión por lo que falta. Vivimos en un ciclo sin fin de insatisfacción y cansancio.

Sin embargo, estoy segura de que no todo es negativo. Imagino que de vez en cuando has gozado también de momentos de flow. Por algunos minutos e inclusive horas te has quedado completamente absorto y concentrado en una actividad. Al parar, sientes cómo la energía y tu esfuerzo dieron frutos. Disfrutaste de la actividad como si el tiempo se hubiera detenido y solo importaba eso que estabas haciendo.

Si fueras músico, de seguro cada vez que practicas experimentas estos momentos únicos. Si eres escritor, pues sueles sorprenderte de cómo hilas las palabras y creas una pieza para enorgullecerse. No importa a lo que te dediques. Inclusive al hacer tareas de la casa puedes experimentar flow, siempre y cuando tu atención esté centrada únicamente en ello. Darte el regalo de enfocarte en una sola tarea, te puede ayudar a sacarle provecho y verle el lado bueno a aquellas actividades que no nos resultan muy placenteras.

Si esto te parece interesante, exploremos juntos cómo pasar de un estado de mindlessness a un estado de mindfulness. Descubramos cómo incorporar la aventura y el asombro en nuestro día a día. Experimentemos hasta encontrar esos hábitos necesarios y sistemas que nos permitan construir y equilibrar nuestra vida para alcanzar la plenitud y verdadera felicidad.

Ya con todo lo que eres y posees, tienes suficiente para lograrlo. No sigamos esperando a que adquiramos algo nuevo, a que ciertas cosas pasen, a que llegue el lunes para iniciar un hábito, a que el milagro nos caiga del cielo. No des por sentado que el día de mañana llegará, que el cielo es azul y que todo estará allí intacto para cuando tú desees apreciarlo. Sal y maravíllate con la naturaleza, celebra las pequeñas conquistas en lugar de enfocarte tanto en la meta, ve despacio para que aprecies cada detalle de tu camino. Hoy es un gran día. No dejes de vivirlo esperando a que mañana sea mejor.

“La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días”.


Benjamin Franklin

3 comentarios en “El porqué

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s