El matrimonio no es una cárcel

Hace unos días escuchaba cómo unos esposos se referían a sus parejas de manera despectiva. Con tan solo diez años de casados, ya surgían comentarios como, ”mi esposa es insoportable’ o ‘a veces me vuelve tan loco que me provoca pegarle en la cara’. Supongo que para algunos es cierta la tan famosa crisis de los 40.

Sin embargo, al oír estos comentarios siento pena. Parejas que se enamoraron al punto de decidir casarse, de gritarle a los cuatro vientos que juntos querían vivir por el resto de sus vidas. Parejas que en breve, se perdieron el respeto mutuo.

Es común para algunos ver el matrimonio como una cárcel, como la pérdida de la propia libertad y autonomía. ¿Y quién dijo que por compartir la vida con otro, se tiene que perder la propia identidad, el propio camino y los sueños de cada uno?

Vivir en matrimonio o cualquier otro tipo de convivencia no es más que tener un hombro de apoyo constante para impulsarse mutuamente y hacer de ello un proyecto conjunto. Es buscar una manera de ayudar al otro a progresar y que ese progreso implique el desarrollo de ambos.

Por ello, y dado que se acerca la Navidad, mi época favorita del año, quiero dejarles un mensaje de amor, paz y encuentro. Por algo se dice que en la unión está la fuerza.

Para aquellos que sienten que los compromisos son cadenas, los invito a abrirse a las oportunidades que brindan el amor y la compañía. Compartir nos enriquece como personas, respetarnos aún en las diferencias nos hace más humanos y amarnos nos hace grandes.

Personalmente, no creo en estas crisis de las edades. Creo que cada quien es capaz de tomar sus propias decisiones y con ellas dirigir sus acciones. Los clichés nos encasillan en maneras de vivir muy limitadas. Así que es tiempo de expandir nuestros paradigmas y programaciones mentales.

En estas Navidades, vivamos al máximo. Démonos un tiempo para mirar a nuestro alrededor, contemplar esas caras familiares y recordar por qué hemos querido rodearnos de ellas.

Que tengan unas felices fiestas entre familiares, amigos y tradiciones.

Un comentario en “El matrimonio no es una cárcel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s