El Principito: un reflejo de nosotros y nuestra sociedad

Hace unas semanas mientras investigaba, me topé con una frase sacada de El Principito, de Saint-Exupéry. Lo que me llamó la atención es que el libro que leía no era una novela, mucho menos estaba ligado a un cuento para niños. En fin, ya sabemos que El principito trata temas más profundos, pero es su alcance lo que sorprende. Así que decidí leer una vez más esta novela y ver qué más encontraba.

Esta nos narra las aventuras de un pequeño principito a lo largo de siete planetas, siendo el último que visita nuestra Tierra. No me explayaré en el relato, pero sí quisiera reflexionar sobre algunos elementos que allí se hablan. Entre los personajes con los que se topa nuestro pequeño se encuentran un rey mandón, un hombre vanidoso, un bebedor ahogado en la vergüenza de su vicio, un hombre de negocios quien no descansaba en su afán de poseer y enriquecerse con sus supuestas pertenencias, un farolero cuyo trabajo no le permitía parar ni un segundo, dado que sobre él recaía una labor importantísima y urgente, entre otros. Nótese que he resaltado algunas palabras. ¿Les resultan familiares? Déjenme darles ‘una ayudaita’ (ups, mis propias palabras me pusieron esta de bombita, como decimos los venezolanos. No diré más… chiste interno capaz).

  • No soy de las que lee muchas noticias, pero no hace falta para saber cómo el poder y la lucha por alcanzarlo corrompe a muchos. ¡Como que nos encanta mandar, aplastar y dañar!
  • Tal vez y por fortuna, no todos estamos enviciados con algo, o tal vez sí, pero no hace falta fumar, ser alcohólicos y demás para ahogarnos en nuestras penas. ¿Cuántos y cuántas no se miran al espejo en busca de algo que corregir? Una vez más, no diré más. Cada quien que sea su propio juez. Ojo ninguno de nosotros está exento.
  • ¿Cuántas veces no he escrito en este blog sobre cómo nos empeñamos en vivir para trabajar y llenarnos de cosas no exactamente esenciales? ¿Cuántas personas responden que lo que necesitan es dinero para ser feliz? ¿Cuántas veces nos quedamos embelesados con el césped ajeno en lugar de regar el nuestro?
  • Esta es muy buena. Revisen su agenda. ¿Tienen algún espacio libre? ¿Cuántos pendientes tienen para hoy? De seguro todo es prioridad, ¿cierto?

No soy experta en literatura. No he estudiado a fondo lo que Saint-Exupéry quiso retratar en su libro. Con un simple googlear encontramos que esta novela se enfoca en temas como el sentido de la vida, la amistad, la soledad y la pérdida. Esos no son exactamente los temas que yo he elegido tratar. Si lo que yo interpreté es válido o no, pues que cada quien lo decida. Sin embargo, para mí sí lo son y para mí El Principito nos da una lección de cómo está diseñada y orientada nuestra sociedad y cómo por ende, nos comportamos y nos construimos dentro de ella.

Pero sigamos la aventura de nuestro personaje. Ahora nos paramos en el sexto planeta, ocupado por el geógrafo, quien se encarga de trazar mapas. Qué curioso que llevara a cabo su labor a partir de lo que otros le describían. Es que por esa excusa no podía salir a verlo por sí mismo. Sí, es bastante común que vivamos la vida a través del ojo de otro. Y si no pregúntenle a personas mayores y les dirán que una de las cosas que más se arrepienten es no “haber tenido el coraje de hacer lo que querían y no lo que los otros esperaban que hicieran”.

Y aterrizamos en la Tierra. Varios encuentros y lindos momentos le trajo este planeta. Al menos nos destacamos por nuestra ‘hospitalidad’(puntos suspensivos). Finalizo con estas frases:

  • (parafraseado) …se está solo con los hombres como se le estaría sin ellos en el desierto: muchas cosas pueden salir de aquí, pero curiosamente el primer pensamiento que me viene a la mente es el phubbing. Hoy en día nuestro celular parece ser mejor y más interesante compañía que la persona que tenemos al frente.
  • “…la belleza del desierto porque esconde un pozo en alguna parte”. Tal vez habla de la soledad o de otra cosa, pero ¿será posible hacer la comparación con la incertidumbre como aquello incómodo y solitario que si bien nos desagrada, también es indicativo o necesario para salir a la búsqueda de algo esperado?
  • Y esta creo que es la mejor lección que nos podemos llevar…

“Lo esencial es invisible a la vista”… “Lo que embellece es invisible”.

Si no han tenido la oportunidad de leer El Principito, se los recomiendo. Quién sabe qué más les podrá brindar, sabiduría se los aseguro. Aquí los espero para que cuenten sus reflexiones sobre este clásico de la literatura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s