Mis armas contra la ansiedad y en pro de la disciplina

He iniciado un nuevo experimento personal para aumentar mis probabilidades de una buena jornada. ¿A qué me refiero por buena jornada? Pues, no busco necesariamente completar todas las tareas del día. A veces, las actividades nos toman más del tiempo calculado. Y por eso es importante ser flexibles para tener la capacidad de reprogramar sin mucha tragedia. Así que una buena jornada es aquel día donde logro saberme mejor que ayer, tal como lo he establecido en mi propósito de vida:

“Tener la valentía de vivir una vida presente, balanceada y aventurera, mientras me esfuerzo por conocerme a mí misma y saberme mejor que ayer. Asimismo, me comprometo a ser un apoyo para mi familia y para mí y ser una influencia positiva en la vida de otros”.

Dicho en otras palabras, tener la fuerza de encarar mi trabajo y actividades, aun cuando la motivación e inspiración no se presenten es una gran batalla ganada. Terminar el día sabiendo que di lo mejor de mí e hice todo lo que pude es otra gran conquista. No dar el día por sentado y estar abierto a escuchar su ritmo natural tal vez es el mayor agradecimiento de todos. Eso es lo que yo llamo una buena jornada.

Así que, ¿cómo mejorar las probabilidades de que eso suceda? Aquí les comparto mis armas en contra de la ansiedad y en pro de la disciplina.

Mis armas personales

  1. Sistema o cadena de hábitos matutinos:

A propósito de la higiene del sueño, lo primero y más importante es levantarme temprano. Me he propuesto dormir 9 horas al día. Así que mi jornada comienza a las 8:30 am. Acto seguido abro las cortinas y coloco música alentadora.

Recomendaciones_PostArmas

Luego, es momento de arreglarme y ordenar la casa. Desayuno y llega mi parte favorita. Dado que puedo quedar ligeramente cansada de las actividades anteriores, medito por 5 minutos para relajar los músculos y aquietar la mente. Hecho esto, estoy lista para entregarme a mi diario. Aquí termina mi sistema matutino: música para despertarme, orden visual para dar rienda suelta a la creatividad y poder trabajar cómodamente, y mis armas especiales de mindfulness (la meditación y escritura) para mantener la ansiedad en la raya.

IMG_1215

2. Bloques de trabajo

Siempre me ha gustado el orden y la planificación. Con los años he aprendido a incorporar cada vez más flexibilidad en los planes. Mas lo que sí es cierto, es que organizar mis tareas en los días disponibles de trabajo me da la tranquilidad de que llegaré a la fecha de entrega. Por eso, Todoist me ayuda a mantener mis prioridades y actividades agendadas fácilmente. La calendarización me permite reducir el estrés o ansiedad de cumplir con los compromisos que uno traza consigo mismo y con los demás.

Pero en esta oportunidad, he decidido dar un paso más en contra de esta ansiedad mediante la estructuración (nuevamente flexible) de bloques de trabajo. Ya no se trata de tener una serie de tareas a realizar a lo largo del día, sino de procurar alocar un momento específico para ellas. Estos son mis bloques:
BloquesTrabajo

Los bloques de trabajo me han permitido practicar mejor el mindfulness. Es más fácil concentrarse y disfrutar la tarea o actividad del momento porque sabes que ya vendrá el bloque respectivo para las demás. Esto funciona especialmente cuando se tienen tareas difíciles de afrontar, ya sea porque resultan poco motivadoras o no tan agradables. Llamémoslas tareas ruidosas. Por lo mismo que nos cuesta ponerle el cascabel al gato, es muy posible que no iniciemos nuestro trabajo con esa tarea. Sin embargo, dado que es ruidosa, el ruido permanecerá hasta que la hagamos.

Si ya sabemos por experiencia que la tarea ruidosa no es la mejor opción para empezar, saber también que ya le hemos asignado un momento del día, nos da una sensación de alivio, reduce el ruido y por ende la ansiedad, y podemos entregarnos a los demás momentos del día con completa atención.

Puede sonar sencillo y hasta sin sentido, pero son precisamente las sutilezas las que nos generan cambios mentales, sensaciones, si quieren efectos placebo. Cualquiera que sea el nombre que le coloquen, esos cambios, así parezcan estar solo en la mente, nos modifican la actitud para enfrentar los desafíos.

3. Lugares de trabajo 

Hay quienes dicen que debemos utilizar nuestros espacios según su propósito. Por ejemplo, recomiendan no trabajar en la cama o en el sofá, sino preferir el escritorio o una mesa y así sucesivamente. Sí creo que le envía al cerebro una señal de la actividad que está por ocurrir. Ahora, claramente esto es a gusto del consumidor. En mi caso, he estado probando alternar los lugares de trabajo para mejorar mi concentración y disciplina de trabajar. Así, cada bloque tiene su sitio.

 

LugaresTrabajo

Te invito a que pruebes y adaptes mis armas a tus necesidades o a que descubras qué cosas se acomodan a tu estilo y actividades. Digámosle no a la ansiedad y sí a la disciplina. Coméntanos cómo te va.

 

*Algunas de las imágenes son cortesía de The Noun Project.

3 comentarios en “Mis armas contra la ansiedad y en pro de la disciplina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s