Juntos por la ecosalud – Parte II.d

 

Los más de 200 nombres del aceite de palma

Como ya vimos, un producto puede contener aceite de palma aun cuando se eviten palabras evidentes como palma, palmitate o similares. Existe una gran cantidad de químicos que disfrazan el uso del aceite. Exploremos un poco.

Si observamos la lista de derivados de este aceite, podemos obtener algunas conclusiones que nos ayudan a identificarlos en las etiquetas de los productos.

  • Los químicos que contengan estearato (stearate) o sulfatos (sulfate) suelen derivar de la palma.
  • Podríamos decir que es sospechable si algún químico termina en “ato” (“ate” en inglés), como por ejemplo, laurato, laurilsulfato, lactilato, entre otros.
  • Por supuesto, ya sabemos que hay que evitar los aceites vegetales, glicerina vegetales y todo lo que exprese la palabra vegetales sin especificar su tipo (soya, canola, palma, girasol, etc.)
  • Asimismo, aquellos productos que contengan ácidos grasos son sospechosos también.

Los químicos prevalentes

Ciertamente, es un tanto difícil aprenderse todos estos químicos. Sin embargo, hay algunos que parecen resaltar. Así que podemos empezar por aquellos más comunes entre los productos e irnos especializando cada vez más.

  • Lauril sulfato de sodio/laurato sulfato de sodio (sodium lauryl/laureth sulfate): estos son dos químicos muy similares que provienen del aceite de petróleo, aceite de palma o aceite de coco. Como puede observarse, no significa necesariamente que los productos que lo contengan contribuyen al conflicto de la palma. Sin embargo, dado que el aceite de palma es el más económico de producir, pues sin duda la mayoría de los productos serán elaborados a partir de este. De esta forma, se puede recurrir a preguntar a las empresas de los productos que nos gustan de donde proviene su materia prima. Algunas responderán y otras no, pero se puede intentar. ¿Por qué está tan presente en los productos? Por una parte, es un agente limpiador, de allí a que se encuentre en productos de limpieza y de aseo personal. Y por el otro lado, ayuda a crear espuma. Además, es barato.

Sin hablar mucho de la parte científica y técnica, está claro que una pasta de dientes o un champú que hace espuma va a ser más atractivo que aquellos que no. ¿Por qué? Por la simple razón de que la espuma nos da la sensación de que nos estamos limpiando bien. Sin espuma es como si no estuviéramos seguros que el producto está haciendo efecto. No obstante, y tal como señalan algunas fuentes: “El efecto espumoso de los jabones no mejora la capacidad de limpieza, pero se añade más bien para lograr que el producto sea visualmente más atractivo”.

Ahora yo les pregunto, ¿prefieren simplemente lo atractivo o lo sano y ecológico?

Por su parte, otras fuentes señalan de que este detergente o agente químico es abrasivo para la piel. Su uso constante puede contribuir a la irritación de la piel y del cuero cabelludo y a la caspa. Es una sustancia desengrasaste muy efectiva. Tal es así, que “se utiliza comúnmente en pruebas de laboratorio para dañar la piel de forma intencional”. Mas, existe mucha controversia sobre los efectos perjudiciales de estos dos químicos. Así que, fuera del conflicto medio ambiental, queda en manos de cada quien tomar el riesgo de usarlo o no.

  • Glicerina o glicerol: es muy probable que hayamos escuchado sobre los beneficios de la glicerina, por lo que me sorprendió encontrarla en la lista de compuestos a evitar. La glicerina es un alcohol que tiene propiedades hidratantes. Está presente en diversos productos de cuidado de la piel e inclusive en jarabes para la tos (Vibrasalud). Si deseas más información sobre los beneficios de la glicerina, haz clic aquí.

Resulta que esta puede extraerse de la grasa animal o vegetal. La glicerina vegetal ciertamente proviene de aceites como el de palma, soya, oliva y coco. No hace falta explicar más su relación con el conflicto que hemos venido describiendo en los últimos posts. ¿Cómo saber de donde proviene? Pues al parecer consultando al productor.

  • Ácido esteárico: es un ácido graso saturado que se encuentra en las grasas animales y vegetales. Cuando se une con magnesio forma el estearato. El compuesto resultante tiene propiedades lubricantes. Y, además de las controversias sobre sus efectos perjudiciales o beneficiosos, lo adivinaron, usualmente proviene del aceite de palma.

En realidad, muchos de estos químicos no provienen de la palma. Como pudieron notar existen otros aceites de los cuales se pueden extraer. Claro está que esta información es de desconocimiento público. Solo quien manufactura estos productos estará al tanto de donde provienen sus ingredientes. Está en cada uno de nosotros buscar esa información, si es posible, o reducir o no su consumo en pro de nuestra salud y del medio ambiente.

¡Unámonos por el planeta y la salud de todos! Compártelo.

2 comentarios en “Juntos por la ecosalud – Parte II.d

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s