Y tú, ¿qué te preguntas?

Mucho se ha dicho sobre la importancia del lenguaje. Cada palabra tiene un poder en sí misma. Inclusive, las palabras y frases que empleamos llevan un código cultural, un sello de marca, un indicativo de qué decir en cuál ocasión y cómo.

Asimismo, las palabras tienen un impacto en nuestras emociones y percepciones. Si nos maltratamos verbalmente cada vez que fallamos o si mostramos compasión hacia nosotros mismos, es posible que nuestros niveles de felicidad se alteren de acuerdo a ese contenido de nuestras expresiones.

Ahora, juntemos esas palabras y expresiones en preguntas. ¿Qué obtenemos? ¿Qué respuestas gatillan?

¿Les ha pasado que cuando alguien les cuenta algo, uno siente esa necesidad de brindarles una solución a su problema? ¿No se han puesto a pensar que tal vez además de solo querer que los escuchen podemos estar interfiriendo con su proceso de aprendizaje a largo plazo?

Según un artículo publicado en The Harvard Business Review, en lugar de dar soluciones, podemos hacer las preguntas adecuadas para ayudar a esa persona a encontrar su propia respuesta, “preguntas que [le] inspiren… a pensar en nuevas formas, a expandir su visión…”.

Quisiera llevar esta misma lógica al ámbito personal. ¿Nos estamos haciendo las preguntas adecuadas? Nos preguntamos, ¿queremos estudiar o hacer o lograr o resolver tal cosa? O tal vez, preferimos algo como ¿cómo me va con tal asunto? ¿cuáles son las oportunidades de esto? Si algo me está o no funcionando, ¿por qué funciona o por qué no? ¿De qué otra forma podría encarar este reto? Si otro estuviera en mi lugar, ¿qué le sugeriría que podríamos hacer?

Las preguntas que nos hagamos pueden, y parafraseo a Judith Ross en su mismo artículo, abrirnos nuevos caminos, llevarnos a la reflexión, brindarnos claridad, desafiar nuestros supuestos y adueñarnos de nuestras soluciones. En otras palabras, dependiendo de las preguntas que nos hagamos, podremos enclaustrarnos en una única mirada o abrirnos a un mundo de posibilidades.

Los invito a que reflexionemos sobre nuestra vida y cómo o con cuáles preguntas la estamos encarando. Los invito a que expandamos nuestros horizontes mentales y nos brindemos flexibilidad y apertura a encontrar nuestras propias y nuevas soluciones.

Y tú, ¿qué te vas a preguntar?

2 comentarios en “Y tú, ¿qué te preguntas?

  1. dyafeli dijo:

    Gracias Alberto por compartir tu pregunta. Me gusta el hacerse irrelevante. Recuerdo que una vez leí esta frase: “Para ser grande, hay que ser pequeño”. Espero tu pregunta te impulse a generar grandes resultados.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s