¿Es posible llevar una vida más orgánica?

Hace más de seis meses, comenzamos nuestro cambio hacia una vida más orgánica y ecológica. No solo estábamos conscientes del impacto que nuestros hábitos, en especial alimenticios, tenían sobre el medio ambiente, sino que ahora también sabíamos que nuestra salud y bienestar podían estar en riesgo. ¿A qué me refiero con esto? En nuestra serie sobre ecosalud, discutimos cómo las grandes empresas no solo dañan los recursos naturales para fabricar sus productos, sino cómo también les importa poco la salud de sus consumidores. Y uno, cree que porque el producto se encuentra en el anaquel, ha pasado por toda una serie de controles de seguridad. Pues, no.

*Si nos has leído nuestra serie ecosalud, puedes encontrar los enlaces al final del post.

Y que esto sea un recordatorio de que nuestra salud y la del planeta, están en nuestras manos. La ignorancia es nuestro peor enemigo. Si nos informamos de lo que compramos y comemos, no habrá industria o persona que nos engañe.

Cambio hacia un estilo de vida más saludable

Ahora, el conocimiento no basta sin la acción coherente. Este estilo de vida puede no ser sencillo. Para nosotros, la transición no ha sido fácil, más que todo por factores externos.

¿Qué se requiere?

  1. Revisar las etiquetas de los productos y alimentos para evitar el aceite de palma (descarga la guía aquí)
  2. Revisar una vez más esas etiquetas en busca de químicos no deseados (parabenos, sulfatos, aluminio, etc.)
  3. Remplazar la comida rápida por alimentos más naturales
  4. Evitar en lo posible alimentos procesados altos en sales, azúcar y grasas saturadas (descarga la guía aquí)
  5. Disminuir el consumo de alimentos derivados de animales
  6. Evitar la compra de productos con envases de plástico o materiales no reciclables
  7. Disminuir en general los desperdicios

¿Cuáles han sido los resultados?

  • Es difícil encontrar productos que no contengan aceite de palma o sus derivados y a la vez carezcan de químicos dañinos para la salud. Suele ser o uno o lo otro.
NOTA: es posible que estos químicos provengan de otro aceite que no sea de la palma. Sin embargo, a menos que la compañía lo indique o uno logre comunicarse con ellos, es imposible saber la proveniencia de los ingredientes.
  • Encontrar una marca 100% orgánica ha sido un reto. Al revisar el catálogo de sus productos, algunos, por ejemplo no contienen aceite de palma, pero otros sí. Lo ideal sería no solo no comprar productos con este aceite, sino no apoyar en absoluto aquellas marcas con así sea un producto que sí lo tenga.
NOTA: He optado por hacer excepciones y adquirir productos sin 
aceite de palma de aquellas marcas que aun cuando no sean 100% 
orgánicas,su volumen de producción es considerablemente menor a las 
grandes compañías contaminantes.
  • Algunos productos, sobre todo de higiene y cuidado personal, son muy costosos o no rinden lo suficiente. Apruebo la vida orgánica, pero todo debe tener un balance. Puede que uno encuentre el producto perfecto, pero a un costo de USD 30 vs su equivalente comercial en USD 6, tampoco tiene sentido.
  • Es factible evitar la mayoría de los productos procesados. Mas, sí existe, al menos en nuestro caso, un reto con las meriendas. Dado que casi todas las galletas y productos similares contienen no solo aceite de palma, sino una gran cantidad de químicos, las opciones se nos reducen considerablemente. Hemos recurrido a los frutos secos. Ahora, estos no rinden mucho.
  • No somos veganos. Ahora, no solemos comprar carne en casa. Mas en restaurantes y reuniones, podemos darnos un gusto de vez en cuando. Estamos probando la carne de soya. Sabe diferente y hay que acostumbrarse a su textura, pero cuesta un tercio del precio de una bandeja de carne normal, rinde el triple y no contaminas el ambiente ni apoyas el maltrato de animales. Dejar de comer queso y pavo ahí si es más difícil. ¿Con qué vas a rellenar la arepa o un sandwich? Una vez más, el balance lo es todo. A punta de mermelada nada más, el paladar se va a obstinar muy rápido. Y finalmente, compramos huevos de gallinas libres. Hay algunas granjas que los venden a precios razonables.
NOTA: existen quesos de origen vegetal, pero adivinen, tienen aceite de palma. Entonces, ¿cuál es el mejor de los males a optar por, los animales o el medio ambiente? Aun no he descifrado esta ecuación.
  • El plástico está por doquier y honestamente se necesita un apoyo de la industria manufacturera para solucionar este problema. Sí, uno puede reducir sus desperdicios plásticos (más adelante les comento sobre esto), pero desafortunadamente no hay champú ni jabón líquido en envase que no sea de este material (¡si conocen alguno soy todo ojos, escríbanme!).

Mis recomendaciones

  1. Recicla: a lo mejor no puedes deshacerte de todo el plástico y no sabemos claramente a dónde va a parar aun cuando lo reciclemos, pero al menos contribuimos. Eso sí, procura que los envases sean “reciclables”.
  2. Busca opciones que se acomoden a ti: por las comillas anteriores, se pueden dar cuenta que no confío mucho en eso de bolsas de supermercado o envases de plástico reciclables o biodegradables o compostables (you name it!). Aun así, la buena noticia es que ahora colocan containers específicamente para ellos. Pero, si quieres ir un poco más allá, nosotros optamos por comprar bolsas de papel kraft para la basura y nos funcionan de maravilla. Hay quienes las hacen con papel de periódico.
  3. Dona o vende: toda la ropa o productos que ya no uses, dónalos o véndelos. Simplificas tus espacios y ayudas a quien lo necesita. Lo mejor de todo es que menos cosas terminan en la basura.
  4. Opta por productos lo más orgánicos posible: si no sabes por donde empezar, te recomiendo (en Chile) Dellanatura, Denda y Sabores del Castillo.
  5. Algunas marcas y productos que me gustan:
    • Burt’s Bees: no todos sus productos son 100% orgánicos. Yo utilizo esta crema corporal y labial en particular, dado que son los únicos sin aceite de palma de toda su gama de opciones.
    • Le Petit Olivier: mismo caso que Burt’s Bees, pero al menos el jabón líquido que les muestro es natural y viene en aromas muy ricas.

Screen Shot 2017-07-26 at 11.15.47 AM

    • Apícola del alba: señalan expresamente que sus productos son vegetarianos y no contienen parabenos, sal, aceite de palma ni perfumes sintéticos. Particularmente, he probado el champú con buenos resultados y precio decente.

Screen Shot 2017-07-26 at 11.18.09 AM

Siempre está también la opción DIY. Casi todos mis productos de limpieza son caseros a base de vinagre, vodka, etc. Si dudan de su efectividad, puedo asegurarles que me funcionan mejor que los productos comerciales que compraba antes y te ahorras dinero. También hay algunas marcas como Frosch o Freemet con productos de este tipo.

Y para cerrar las recomendaciones, quiero hablar en particular de los desodorantes y pastas dentales. El primero ha sido un gran tema para nosotros. Las dos marcas orgánicas que hemos probado no han tenido resultados satisfactorios y monetariamente hablando dejan un poco que desear. Sin embargo, me contenta decir que la receta casera, si bien al principio no parecía haber quedado bien (el aceite de coco a veces se derrite, pero se mete un rato en la nevera y ya), funciona perfecto. Y en relación a las pastas, existen de textura arcillosa y ahora estamos probando la marca Splat (un poco más natural que las comerciales).

Screen Shot 2017-07-26 at 12.14.53 PM

Si conoces otras marcas o productos naturales, por favor compártelos en la sección de comentarios. Este es un esfuerzo conjunto por nuestra salud y la del medio ambiente.

NOTA: No recibo ninguna comisión por la opinión y promoción de los  productos y marcas mencionadas en este post.
Serie ecosalud:
Parte I: Calentamiento global, ¿qué es y cómo nos afecta?
Parte II: El conflicto del aceite de palma
Aceite de palma: ¿qué es, para qué sirve y cuál es el conflicto?
Los monstruos de la industria involucrados en el conflicto
Alternativas para darle fin al conflicto
Los disfraces del aceite de palma: ¿que son estos químicos?
Parte III: ¿Por qué disminuir o evitar el consumo de comida rápida?
Parte IV: Todo sobre la comida procesada
Comida procesada vs comida natural
Alternativas a la comida procesada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s