2 nociones que cambiarán tu perspectiva sobre la vida

Hace poco leí dos artículos que en cierta forma han marcado un antes y un después. En ellos, se habla de dos ideas que no podrían explicar más claramente lo que muchos de nosotros buscamos.

Para Pilar Stella, “…las personas no están buscando el significado de la vida, sino que más bien buscan darle sentido a sus vidas”. En ese darle sentido a lo que hacemos y a lo que somos soñamos con un ideal. Nos planteamos un norte, nos visualizamos de aquí a unos años, deseamos alcanzar tal y cual cosa.

Para algunos, esa vida soñada, esa vida ideal puede ser encontrar un buen trabajo, uno que le proporcione suficiente ingreso como para vivir cómodamente, alcanzar una cierta calidad de vida y darse un gusto de vez en cuando. A lo mejor, combinan ese sueño con formar una familia. Y así buscan continuar viviendo por años. Si esa es tu vida ideal, perfecto. Mas hoy creo que no vengo a escribir un artículo dirigido a ti.

Todos hemos llegado alguna vez a ese momento donde todo se nos hace cómodo. Nos acostumbramos a ese nuevo lugar donde decidimos vivir; manejamos todos los detalles de nuestro quehacer laboral; la cultura de ese nuevo lugar nos es familiar y estamos bien. Llevamos una buena vida. Podemos proveernos de lo que necesitamos y a lo mejor hasta más…

Es allí cuando muchos deciden aceptar su realidad, o como dice Anthony Moore vivir su vida normal. Ahora, para otros, no nos es suficiente con una vida normal. Para algunos es un poco plana, quieta. Así que llega la hora de armarse de valor para salir de esa zona de comodidad en busca de seguir progresando, aprendiendo, sacudiéndose y viviendo. Aquí es donde entra la primera noción transformadora. ¿Quieres una vida normal o una vida extraordinaria?

Ojo de verdad que está muy bien con desear una vida normal. Tal como señala el mismo autor, la vida extraordinaria no va con todo el mundo. Pero si quieres remplazar lo normal por lo extraordinario sigue leyendo.

¿Qué implica una vida extraordinaria?

No busco inventar la rueda, así que mezclaré algunas ideas que plantea Moore más otras de mi experiencia personal.

Definir tus principios y aplicarlos en tu vida de forma coherente

Tal como dijo Gandhi, “la felicidad se encuentra cuando existe armonía entre lo que piensas, dices y haces”. Así que, ¿qué piensas? ¿Cuáles principios, ideas y filosofías rigen tu línea de pensamiento? ¿Cuáles elementos son clave para que tu vida sea plena y balanceada? Ya sea llevar una vida orgánica y saludable, ser más minimalista, creer en ciertos ideales o explorar, no basta con quererlo y expresarlo, basta con ponerlo en práctica.

Pues, comprométete a ello. Como lo menciona Prince Ea en su video “A Brand New Ending”, si te esfuerzas más o menos por alcanzar ese sueño, eso es lo que obtendrás como resultado, una vida más o menos.

Ser el dueño de tus decisiones y por ende, de tu vida

Muchos van a querer expresar su visión de qué esperan de ti o qué debes hacer y qué no. Sin embargo, déjalos que decidan por su vida, no por la tuya. Tu vida es únicamente tuya, valga la redundancia. ¿Te critican mucho? ¡Excelente! Vas por buen camino. Si alguien busca frenarte, es posiblemente porque desea eso que tú estás logrando.

Dejar atrás la seguridad de tu zona de comodidad (Moore)

Todos buscamos estabilidad. Todos deseamos no tener que pasar por penurias y por ende, apreciamos la seguridad y la comodidad de lo que un ingreso mensual, o un techo, etc. nos provee a diario. Mas, para tener una vida extraordinaria a veces hace falta sentirse cómodo con lo incómodo e incierto.

¿Cómo ayudarnos a tomar riesgos y zarpar? Como dijo Michael Jordan: “Una vez que tomé una decisión, nunca pensé en ella de nuevo”. Esta es mi estrategia. Cuando empiezo a dudar de si debo atreverme o no a dar ese paso, recuerdo que cuando lo decidí de seguro no solo estaba emocionada, sino que además sabía que era el próximo peldaño a subir; y probablemente, mis dudas no son más que el miedo a lo incierto y a lo nuevo, al cambio, a dejar atrás todas las comodidades que ya he logrado tener.

Mi recomendación es dar pequeños pasos. Para subir al Everest no basta con atreverse. Hay que ir poco a poco entrenando y preparándose para el reto. Y aquí entra la segunda noción, cortesía de Benjamin Hardy, nuestro día ideal. ¿Cómo se vería tu día ideal? Piénsalo. Construirlo no se trata necesariamente de eliminar aquello que te disgusta, pero que te toca hacer. Mas bien, si, por ejemplo, dedicas un tiempo a tal tarea, le brindas un espacio al compartir con tal persona, etc. tu día se vuelve ideal.

Haz una lista con esas actividades o situaciones que harían de tu día uno ideal. Incorpóralas poco a poco. Si tus días son ideales, tu vida también lo será.

Así que si una vida extraordinaria es lo que persigues, toma decisiones conscientes que te lleven a ella y olvídate de aquello que te desvíe de ese camino.

2 comentarios en “2 nociones que cambiarán tu perspectiva sobre la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s