Lento pero seguro

Estos últimos días han sido bastante tumultuosos. Terremotos y temblores en varios países, el huracán Irma devastando el Caribe y ahora Estados Unidos, un año más del devastador 11 de septiembre estadounidense, un año más del golpe de estado en Chile…

Y me concentro por un momento en un mensaje que leí en estos días a propósito de Florida. En la nota se comentaba cómo la familia se estaba preparando para la llegada del huracán; cómo se iban de la casa, pero la dejaban lo más protegida posible sin saber cómo la encontrarían a su regreso; se hablaba de la historia que tenían los muebles y artefactos coleccionados a lo largo de los años y que si bien son cosas materiales y se apreciaba más la vida y el estar juntos como familia, ese valor personal e histórico por todas las experiencias vividas se dejaba atrás. Y también me llamó la atención cómo se decía lo difícil que era tomar un morral y determinar cuáles cosas llevar consigo, qué era todo eso de mayor valor que no se quería dejar perder.

Ahora, a esta nota agrego más. A veces pasamos por momentos, pequeños instantes que nos dejan pensando y reflexionando sobre aspectos fundamentales y significativos. Y es que son esos instantes fugaces que hacen que valga la pena vivir. Y a veces estos pequeños momentos llegan cuando más estamos abiertos a la calma y la flexibilidad, cuando decimos, está bien tomarme estos minutos de pausa, está bien regalarme estas horas de distracción.

Y por eso, hoy titulo esta entrada como “lento, pero seguro”. Con todos los eventos que estamos viviendo producto, entre otras cosas, del cambio climático, con todos los sucesos de violencia, poder y desastre que se viven en el mundo, con tanta pérdida de valores, con tanta desunión… llegó la hora de dejar esa típica vida que nos trajo el siglo XX y que se ha acentuado en este siglo. El mundo nos pide sencillez.

Esta comparación sonará ridícula al lado de las situaciones reales e importantes que estamos viviendo, pero si pueden sobrepasar la película en sí, los invito a que se lleven la enseñanza de la escena. En la película Pitch Perfect 2, el grupo musical protagonista atraviesa dificultades en su desempeño, descrito por todos como “ya no saben quién son”. Y en esa búsqueda de su sonido y de su esencia como grupo, encuentran la respuesta en lo simple. Sacan toda utilería y acrobacia de su show… se olvidan de tanto brillo, lentejuelas y uniformes ostentosos… y llegan con una versión pulida de su uniforme tradicional y solo sus voces para conmover.

Es muy sabroso disfrutar de los placeres y comodidades de la vida moderna, pero ¿cuál es el costo?

Es maravillosa la variedad de opciones que tenemos para elegir en todo, en cómo o con qué nos vestimos, en los ingredientes para las comidas, en las actividades que hacemos, en los productos que compramos… ¿qué tanto necesitamos?

Pero cuando vienen esos segundos fugaces con un alto contenido de significado sobre las cosas, ni nos damos cuenta por estar distraídos con luces, cintas y platillos…

El mundo está hablando, la naturaleza lo asevera y tu vida también… ¿cuál mensaje vas a elegir escuchar?

Un comentario en “Lento pero seguro

Los comentarios están cerrados.