¿Cómo sería tu día ideal? Tips para hacerlo realidad

Hace algunas semanas, les compartí dos nociones que han cambiado mi perspectiva sobre las cosas. Les hablé de mi deseo de construir una vida extraordinaria. Y una forma de comenzar a hacerlo es mediante cada día. Y aquí entra precisamente la noción de determinar cómo es tu día ideal, o en otras palabras, que debe pasar en tu día para vivir exactamente como quieres vivir.

En el pequeño break que me tomé recientemente, tuve tiempo para reflexionar en ello. Estoy iniciando una nueva etapa de mi vida profesional y por ende, era el momento perfecto para tomarme una pausa, meditar y decidir cómo avanzar.

Cómo se ve mi día ideal

Sé que probablemente muchos me dirán que no tienen la posibilidad de hacer realidad su día ideal. En parte, imagino que el trabajo tiene mucho que ver. Para aquellos que trabajan de forma dependiente, está claro que deben cumplir un horario, el cual está fuera de su control. Sin embargo, aquí entran varios elementos. Si tu trabajo no es satisfactorio o peor aun te hace un poco miserable, cámbialo.

Claramente no todos los días serán perfectos, inclusive cuando practicas tu carrera o trabajo soñado. Mas, ciertamente influye mucho en tu calidad de vida, en tus relaciones y en todo lo que pasa a tu alrededor, cuando tu trabajo te satisface, más allá de un cheque. Así que, piénsalo antes de seguir.

Luego, haz que funcione. Tu trabajo, sea cual sea, va a ser siempre parte de tu día. Por ello, trabaja la actitud y ponte al servicio de los demás. Si estás allí, es porque tu contribución es necesaria.

Y ahora, para vivir un día ideal, hace falta saber los elementos que lo componen. En mi caso, son cinco. Hay cinco cosas fundamentales que me harían ir a la cama feliz:

  1. Mi sistema matutino: este consiste en una cadena de hábitos que llevo a cabo desde que me levanto y que ha tenido un impacto en cómo evoluciona la jornada. Es una buena forma de comenzar el día, cultivar una buena actitud y enfrentarme a los desafíos.
  2. Escribir e investigar: cuando les hablaba sobre la nueva etapa profesional, me refería a que ahora busco desempeñarme tiempo completo como escritora. Y para ello, pues ciertamente me es necesario escribir todos los días. No solo construyo el hábito, sino que la práctica hace al maestro. Y por supuesto, para escribir, también requiero investigar. Es parte de mi crecimiento profesional y del poder probar nuevos experimentos. Así que no solo me ayuda a producir contenido, sino a enriquecerme en las áreas en las que deseo especializarme.
  3. Espacios de calma y flexibilidad: si hay algo que he ansiado recuperar cuando tomé la decisión de volver a un trabajo enteramente independiente, es poder tener mayor control sobre mi horario y actividades. Y parte de eso tiene que ver con poder ir de forma pausada. Mi día ideal o el ser productiva no se trata en hacer y hacer y no parar de hacer. Nuestra programación ciertamente nos indica que eso está bien, y de hecho, nos es satisfactorio cuando completamos un gran número de tareas al día. No obstante, y como comentaba en el post anterior, si no hacemos una pausa, ¿cómo vamos a disfrutar de lo que hemos logrado en ese día, de los pequeños detalles y placeres? Así que poder disfrutar de un café por la mañana sin la presión de estar haciendo esto o aquello, salir a disfrutar unos breves minutos bajo el sol o simplemente sentarme viendo el horizonte, sabiendo que he alcanzado una barrita más de flexibilidad al regalarme esos momentos, no tiene precio.
  4. Compartir con mi familia: todos necesitamos relacionarnos. Somos seres sociales por naturaleza y para mí, es imperante poder tener un espacio para conversar con mi esposo sobre nuestro día, para sentarnos a leer un libro o simplemente estar allí para el otro. Si no, la relación se vuelve monótona, automática y qué nos queda…
  5. Leer: desde hace unas semanas he logrado sumergirme en la lectura como nunca antes, y cabe acotar que este era un hábito que tenía años queriendo construir. Así que, no hay mejor forma que cerrar la jornada con así sea un nuevo capítulo leído. Y en este caso en particular, me refiero a lectura relajante, ficción, novelas y similar, es decir, nada de investigación.

Tips para crear tu día ideal

  • Haz una lista de aquellos momentos, espacios o actividades fundamentales para que tu día cierre con broche de oro. Enfócate en lo prioritario.
  • No te cierres a las oportunidades. Está bien ser realista. A lo mejor deseas viajar todos los días y tal vez eso se sale de tus manos. Pero tampoco dejes de incluir aquello que te haría feliz día a día solo porque crees que es imposible.
  • Busca la factibilidad. Tal vez para algunos será levantarse un poco más temprano para hacer esa actividad antes de salir al trabajo. Tal vez dentro del trabajo es posible cultivar algún otro de los momentos ideales. Tal vez en lugar de mirar tanta televisión en la noche, puedes dedicar unos minutos para aquello otro. Dale la vuelta. De seguro en tu día pasan cosas irrelevantes que puedes remplazar por otras importantes.
  • Simplemente hazlo. Si no puedes incorporar todas las actividades ahora, comienza por algo, y poco a poco ve integrando más. Lo importante es comenzar, luego todo va calzando.

¿Cómo se ve tu día ideal? ¿Qué harías o has hecho para que funcione? Te invito a  que compartas tus experiencias en la sección de comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s