7 pecados según estudios que querrás evitar para ser feliz

Todos queremos ser felices. Directa o indirectamente, todos buscamos la felicidad, aun cuando esta signifique diferentes cosas para cada uno. ¿Sabes, de hecho, qué significa para ti alcanzar la felicidad?

Ahora, nuestras acciones no siempre reflejan esa finalidad. A veces, cuando creemos que estamos trabajando por nuestra felicidad, realmente estamos entorpeciendo nuestro propio bienestar. Algunos de nuestros comportamientos “nos hacen sentir bien”, o eso es lo que creemos. Y es por eso que en esta entrada vamos a explorar un poco más sobre el concepto de la felicidad y aquellos elementos o pecados que cometemos y que arremeten en contra de esta.

¿Qué es la felicidad?

Si buscamos la palabra en el diccionario, nos encontramos algo como:

Estado de grata satisfacción espiritual y física” (RAE, 2018).

Y, ¿qué consideramos entonces por satisfacción? Coincido con un artículo publicado por el equipo de Greater Good Magazine que a veces creemos en que no necesitamos definir la felicidad porque simplemente sabemos cuándo estamos felices. Sin embargo, si queremos trabajar en aumentar nuestros niveles de felicidad, debemos ser conscientes de qué nos produce emociones positivas y bienestar. Así que para empezar, les comparto una definición un poco más completa de este concepto, según Sonja Lyubomirsky, profesora e investigadora reconocida en temas de psicología positiva. Felicidad es:

…la experiencia de júbilo, alegría, bienestar positivo, combinado con un sentido de que nuestra vida es buena y tiene significado y valor”.

Pero, ¿qué podemos hacer para ser felices? Tal como lo plantea el profesor y autor de Happy Smarts, Raj Raghunathan, debemos tomar decisiones de forma consistente que mejoren nuestros niveles de felicidad. Y para ello, podemos empezar por evitar los 7 pecados más comunes en contra de la felicidad y remplazarlos por hábitos en pro de esta.

Los 7 pecados en contra de la felicidad

Según Raghunathan, la felicidad es como un globo. Podemos inflarla con buenos hábitos o crearle hoyos con comportamientos negativos. ¿Cómo desinflamos nuestro globo? Permítanme preséntales los 7 pecados en contra de la felicidad, según el Prof. Raj.

  1. Devaluar la felicidad:

¿Ser feliz es tu prioridad? ¿Dónde buscas esa felicidad, en el dinero, fama, éxito, estatus? Si tu respuesta a esta última pregunta fue afirmativa, pues te estás enfocando en aquellos elementos extrínsecos que no son sinónimo o el fin último de la felicidad. La felicidad nace de elementos propios tuyos, de tu interior. De lo contrario, esta va a ser efímera e inconstante, dado que va a depender de la emoción que sientes cuando te compras algo nuevo, y va a desinflarse cuando se te pasa la fiebre, por ejemplo. Estudios muestran además, que una vez que alcanzas cierto nivel de riqueza, más dinero no impacta de forma significativa tus niveles de felicidad y bienestar.

Por su parte, es necesario definir este concepto. Ponlo en tus propias palabras. Reflexiona qué es felicidad para ti o qué te da bienestar. Mientras más claro estés, más podrás enfocarte en ella y priorizarla.

2. Buscar la superioridad:

Según mi opinión, este es uno de los pecados más frecuentes que todos, sin excepción, cometemos. De hecho, de acuerdo al Profesor Raj, la superioridad es el principal aniquilador de la felicidad. Siempre encontramos algo en lo que creemos resaltar frente a los demás. Tal vez es más dinero, más viajes, más conocimiento. Tal vez nos consideramos más atractivos o talentosos. Todo aquello que nos infla el ego y nos lleva a creer que quien tenemos al lado carece de ello, nos hace catalogarnos como superiores, y a estos como inferiores.

¡Noticia de última hora! Nadie es superior ni inferior a nadie. Y si quieres, revisa un poco la historia a ver si deseas identificarte con personajes como Hitler, quien se consideró de raza superior y cometió una de las atrocidades más espantosas de nuestros tiempos.

3. Mostrarnos necesitados o aislarnos:

Ni ser dependientes ni evitar por completo a los demás es bueno. Como dice el refrán, “ningún extremo es recomendable”. En fin, mantener relaciones saludables es clave para la felicidad. Al final, necesitamos la conexión como seres sociales que somos.

4. Ser muy controladores:

Nuevamente, este es un pecado muy fácil de cometer. No estamos acostumbrados a la incertidumbre. Probablemente, en algún momento inclusive la sociedad y nuestros valores y todo aquello que se traspasó de generación en generación, nos enseñaron a evitarla. Y ahora, en estos tiempos, nos hablan de familiarizarnos con ella, de no rechazarla, de entenderla y hasta agradecerla.

NO podemos controlar a las personas y mucho menos a las situaciones. Podemos prevenir ciertos escenarios, sí. Mas, hay que darle un voto a la flexibilidad. Nos toca aprender a observar nuestra vida, nuestras situaciones y experiencias con amabilidad; vivir el presente como sea que se muestre con atención y compasión.

5. No confiar en los demás:

No hay mucho que decir al respecto. Ya el título es bastante transparente. La confianza es importante para crear conexiones, redes y sociedades donde reine la colaboración y la felicidad.

6. No confiar en la vida:

Así como no confiamos en otras personas, podemos desconfiar de los resultados de las experiencias de nuestra vida. Sin embargo, es importante recordar que siempre hay un aprendizaje detrás de todo y que al final no hay malas o buenas experiencias, sino solo experiencias. De ver el vaso semi vacío, hay que pasar a verlo más lleno.

7. Ignorar nuestra fuente o habilidad interior:

Nuestra fuente interior es el mindfulness, nuestra capacidad de prestar atención con amabilidad a los eventos que nos rodean y a lo que pasa dentro de nosotros (nuestros pensamientos, emociones, etc.), sin agregar ningún juicio.

Sin embargo, procuramos controlar nuestras emociones y todo lo que sucede. Procuramos callar nuestros pensamientos o nos dejamos llevar y reaccionar por ellos. Y encima, nos pasamos gran parte del tiempo deambulando con nuestra mente. Olvidamos el sabor de las comidas, el camino por el que íbamos, aquello que íbamos a hacer y por lo que nos paramos pero que ya se nos olvidó qué era. Tú entiendes el panorama. Y ya hemos hablado del mindfulness antes, así que, así como la superioridad es el aniquilador de la felicidad, el mindfulness es el factor decisivo para esta.

Recapitulando:

  • Medita sobre aquellos aspectos o motivaciones internas que te traen bienestar.
  • Recuerda que como seres sociales necesitamos relacionarnos con otras personas y con nuestro entorno, pero mantén una actitud agradecida por lo que tienes y has alcanzado sin compararte con los demás.
  • Entrégate a la práctica del mindfulness para vivir tu presente tal cual como venga y recolectar el aprendizaje proveniente de tus experiencias.

*****

Hoy, hablamos de pecados. Pero, ciertamente hay cosas que puedes hacer para no caer en la tentación. En el siguiente post, discutiremos sobre los hábitos que puedes cultivar para contrarrestar tus comportamientos negativos y mejorar tus niveles de felicidad. ¡No te lo pierdas!

13 comentarios en “7 pecados según estudios que querrás evitar para ser feliz

  1. Diego Castro Barandiarán dijo:

    Buenas líneas, creo que mucho tiene que ver con el poco manejo que tenemos de la ansiedad, y aún mucho menos de la frustración.
    Ante lo primero que no resulte como lo pensábamos, empezamos una caída alimentada por un siliencioso autosabotaje que termina en lo que llaman la profecía autocumplida: “Claro, ya sabía que no iba a resultar”
    A motivarnos con lo bueno que vaya viniendo! sea poco o mucho, todo suma.

    Buen post!

    Me gusta

    • dyafeli dijo:

      ¡Gracias Diego! A propósito de la ansiedad, precisamente estoy trabajando en un post sobre cómo vivir la tormenta. Más allá de que las cosas resulten o no como esperamos, parece inevitable que el estrés nos acompañe día a día. Y eso también precisamente nos lleva al auto-sabotaje que comentas. Y como hemos comentado en otras oportunidades, es cierto lo que dices, todo suma, y sobre todo si nos enfocamos en sistemas, en show up, es decir, en avanzar no más. Saludos

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s