Por qué a lo mejor te conviene quemar tus certificados y trofeos

Desde que eres pequeño, probablemente has escuchado decir: ‘vivimos en un mundo competitivo’. En el colegio de seguro te enseñaron que necesitabas buenas calificaciones para entrar en una buena universidad. En la universidad te enseñaron que necesitabas destacar para triunfar en el mundo laboral. En el mundo laboral te enseñaron que a menos que sobresalgas en lo que hagas no vas a ascender.

¿Y qué quieren decir todas estas ‘enseñanzas’? Como indica Raj Raghunathan, somos incitados “a ser mejores que aquellos que nos rodean en lo que sea que hacemos”. Así que desde niños, estamos acostumbrados a desear ser más exitosos, a tener más dinero, a ser alguien. Y para tener ese más, significa que otros probablemente tendrán menos, ¿o no? No necesariamente, sentir que tenemos más es subjetivo. 

¿Acaso le has preguntado al otro si se siente menos que tú porque no ha logrado tal o cual cosa que tú sí? ¿Acaso eso que lograste es lo mismo que él quiere lograr? ¿No has pensado que las prioridades del otro son diferentes a las tuyas?

Aun así, nos gusta sentirnos superiores. Tal como señala el Prof. Raj, nos sentimos bien cuando otro nos admira por nuestros logros. Nos sentimos bien cuando ganamos algo. Nos inflamos porque estamos siendo buenos en aquello que hacemos. Y si somos reyes del mundo, pues tenemos la libertad de hacer como nos plazca. ¿Te suena familiar?

Ahora te pregunto:

¿Quieres esforzarte más, ganar más, ser más famoso, etc. porque quieres demostrarle al otro que es menos talentoso que tú, menos famoso y menos rico, o porque quieres convertirte en tu mejor versión?

Es muy fácil caer en comparaciones. Es muy fácil perseguir metas con miras a adquirir esa sensación de superioridad. El concepto está tan arraigado en nuestra sociedad, que inclusive cuando no logramos ser superior a otro, puede que se nos castigue. Es lógico pensar entonces por cuál opción optar entre ganar o perder, ¿cierto?

El área académica siempre ha sido mi zona de mayor confort. Me gusta estudiar y se me da con facilidad. Recuerdo que en una convivencia del colegio con toda la promoción, alrededor de 4to año de bachillerato, tuvimos una actividad final donde conversamos sobre diferentes cosas. Y no sé por qué salió el decirnos a quién odiábamos cuando éramos más pequeñas. Resulté ser la persona más odiada. ¿Y por qué? Porque sacaba buenas notas y cada vez que llegaba el reporte trimestral con las calificaciones, sus madres les preguntaban cuánto había sacado yo. En resumidas, esperaban que sus hijas fueran mi clon, y con esto le enviaban el mensaje que preferían tener una hija como yo y no como su verdadera hija. Resultado: odio y envidia.

Sentirse superior o buscar la superioridad es muy solitario. En realidad, estás comunicándole al otro que quieres lo que él ha logrado, que quieres ser como él… Comparte tus conocimientos, sí. Da recomendaciones, sí. Pero sé humilde. 

Si no tienes la verdadera intención de ayudar a quien puede necesitar de tu sabiduría o experiencia, no lo ayudes. Se nota. Se nota cuando la intención no es genuina. Se nota cuando lo que quieres es llamar la atención. Mírate en el espejo. Tienes un vacío por dentro que buscas llenar alardeando. 

Además, la superioridad no te hace feliz, ni menos habilidoso. Ya comentamos sobre esto en el post anterior:

  • Caes en comparaciones. Y el asunto está en que “te puedes sentir orgulloso cuando las cosas van bien, pero cuando no (lo cual va a suceder tarde o temprano), te sientes miserable” (Prof. Raj).
  • Te vuelves materialista. Buscas poseer, enriquecerte. Mas, ya comenté antes que la felicidad surge de motivaciones intrínsecas, no extrínsecas. La emoción por lo nuevo es efímera y así de efímera será tu felicidad si está basada en ello.

¿Qué vas a buscar entonces ahora que sabes que tu ecuación puede que presente una falla de cálculo? ¿Vas a re-calcular y seguir el ciclo, o vas a buscar verdaderamente tu felicidad? 

2 comentarios en “Por qué a lo mejor te conviene quemar tus certificados y trofeos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s