Basta de excusas y pretensiones, muestra tu verdadera cara, súdala y alcanza la cima

Luego de ver la charla TED de Ricardo Semler, un empresario brasileño conocido por introducir cambios radicales en su compañía, me quedé pensando sobre algunas de las ideas que mencionó.

En posts anteriores, les comentaba cómo a lo mejor debíamos quemar nuestros títulos, si con ellos solo buscábamos la superioridad; es decir, si a través de nuestros logros lo que queríamos era demostrar que éramos mejores que otros. Y qué curioso que Ricardo Semler hizo exactamente eso, aunque su motivación fue un poco diferente.

Semler quemó todos sus artículos, libros, títulos y demás objetos que representaran sus logros. No quería generar una sombra para sus hijos. No quería que estos se vieran opacados por su padre u obligados a seguir sus pasos y heredar su imperio. Si bien la intención tiene otro matiz, hay elementos comunes entre ambas ideas.

¿Cuántas personas no se graduaron y aun así consiguieron el éxito profesional que buscaban?  (Ejemplo: Steve Jobs) ¿Por qué un papel te habilita para optar a ciertas cosas? (Ejemplo: si no tienes un Máster, no te queremos en esta compañía).

No estoy diciendo que no debamos estudiar y graduarnos. Lo que quiero decir es que tal vez le estamos poniendo mucho peso a esos logros y que a lo mejor ni siquiera sepamos qué representan para nosotros.

Fíjense, ¿cuántas personas se graduaron simplemente por obtener el título y luego se dedicaron a otra cosa? ¿Cuántas personas no hacen uso de ese título y me refiero a los conocimientos adquiridos? ¿Cuántas personas se limitan a culminar, porque es la regla, estudios que no les satisfacen? ¿Cuánta presión sienten algunos por terminar cuando lo que quieren es cambiarse de carrera? Hasta hay artículos que hablan de este tema.

En fin, quienes somos, lo que queremos lograr y lo que somos capaces de hacer no se mide por un papel. Pero, ¡cómo nos encantan esos diplomas enmarcados en la pared!

Sé y haz lo que tengas que ser y hacer, no por un papel, sino porque es tu vocación. Lo demás vendrá solo, sin que tengas que anunciárselo a los cuatro vientos. Te aseguro que los demás notarán quién eres y de qué eres capaz, sin que tengas que inflar tu ego para demostrarlo.

Y esto último va conectado con esta otra idea que me gustaría discutir. Semler también hablaba del ciclo de la vida, por llamarlo de alguna forma. Decía que cuando teníamos dinero, no teníamos tiempo, y que cuando teníamos tiempo, no teníamos dinero o salud. ¿Cuál es mi mensaje con esto?

La vida ya sabemos que es una sola. A estas alturas de la discusión, ya debes saber si buscas una vida extraordinaria o normal, y si estás trabajando para estar donde quieres estar o no. Ahora le agregamos un nuevo componente. Gozar de una vida plena no se trata solo de hacer lo que nos gusta, de show up todos los días y ver el fruto de nuestro esfuerzo, de sabernos mejor que ayer porque lo que queremos es crecer como personas y profesionales. La vida plena es también balance. Hay que saber trabajar y hay que saber divertirse. Hay que saber darlo todo y saber disfrutar del no hacer nada. 

Es verdad eso de no dejar para mañana lo que podemos hacer hoy. Pero, también es verdad que la vida no se trata solo de hacer. Balance, todo está en el balance…

¿Qué viajes no has hecho aun que ansías hacer? ¿Qué sueños has dejado relegados? ¿Soñando con un break? 

Encuentra tu balance a tu manera:

  • ¿Tienes un trabajo poco estimulante o satisfactorio? Tal vez puedes compensarlo dedicándole tiempo en las tardes a tus hobbies.
  • ¿Tienes que trabajar los fines de semana? Asegúrate entonces de entretenerte durante la semana también.
  • ¿No te gusta trabajar los fines? Decrétalos como sagrados.
  • ¿Tu familia te absorbe tu tiempo? Algunas personas han probado levantándose más temprano para regalarse ese momento para ellas mismas.
  • ¿No viajas lo suficiente? Podrías probar reservando parte de tus ahorros en un fondo para viajes.
  • ¿No tienes tiempo para dedicarte a tu salud? Usa las escaleras en lugar del ascensor o escaleras mecánicas. Si las distancias son manejables, prefiere caminar a usar transporte público o taxis. 
  • ¿Te gustaría fortalecer tus relaciones? Prueba llamando a tus amigos y familiares mientras vas en el metro o en todos esos momentos que dispones para pegarte en las redes sociales.

A veces cuesta. A veces las circunstancias de la vida te la ponen cuesta arriba. Mas, la mayoría de las veces solo nos ponemos excusas. Trabajar por tus sueños mientras llevas una vida balanceada es posible. Solo tienes que quererlo con todo tu ser.

2 comentarios en “Basta de excusas y pretensiones, muestra tu verdadera cara, súdala y alcanza la cima

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s