No esperes una tragedia para vivir: 3 consejos para empezar ya

Es muy común ver cambios significativos en la vida de personas que han sufrido alguna vicisitud. Si has tenido algún familiar o amigo que ha sufrido un accidente o una enfermedad importante, llorado la muerte de algún ser querido o atravesado alguna tragedia o catástrofe, es posible que identifiques fácilmente el cambio al que me refiero. 

Aquellos que luchan por salir airosos de esas situaciones evidentemente experimentan un cambio en su perspectiva de vida. De alguna forma, ese suceso les abre los ojos ante lo efímera que esta puede ser y lo importante de no perder tiempo para vivirla. Y mientras escribo este párrafo, no he podido evitar recordar una vez más el video de Ricardo Semler sobre el cual basé un post anterior sobre seguir nuestra vocación y encontrar el balance en nuestras vidas.

Semler tiene un antecedente de salud, es decir, una enfermedad que ha sido bien insistente y traicionera en su familia. Debido a esto, decidió no esperar a que el doctor le dijera ‘Ricardo estás enfermo y te quedan 6 meses de vida’ para poner sus cosas en orden y hacer el mejor uso de su tiempo. En su lugar, y aprovechando su buena salud y recursos, decidió decretar los lunes y jueves como los días en que ‘muere’. Son días en los que se dedica precisamente a hacer aquello que haría de recibir la trágica noticia de que morirá pronto.

Posponer la vida es algo que hacemos con frecuencia. ¿Cuántos no arman todo un plan de jubilación para cuando llegue el momento de dejar de trabajar? Y, ¿cuántos no llegan a ese momento sin la salud, energía o dinero para emprender todos esos viajes y proyectos que habían estipulado?

Por eso, la premisa de este post es que no debemos esperar a que ocurra una tragedia o similar para entender que es necesario aprovechar al máximo cada día que se nos regala en este planeta. Dicho esto, les dejo 3 tips para empezar a vivir ya.

  1. Haz una lista de tus sueños: ¿Qué te gustaría emprender? ¿Qué viajes has querido hacer desde pequeño? ¿Algún hobby que te gustaría practicar?

Una vez que armes una lista con aquellas cosas que más sueñas, ordénala por prioridad. Toma la primera idea de la lista y reflexiona. ¿Tienes los recursos necesarios para comenzar? ¿Cuáles serían esos recursos: tiempo, dinero, espacio…? Busca bien. 

Por ejemplo, no necesitas comprarte la cámara de último modelo de dos mil dólares para aprender y practicar fotografía. Puedes comprarte un modelo más económico que haga un buen trabajo. Si aun así, no puedes comprarte la cámara en este momento, haz un plan de ahorro y reserva lo que puedas cada mes. Mientras tanto, puedes recurrir a libros sobre fotografía para aprender más de este arte. Y si no dispones de un centavo, Internet lo tiene todo para ti. 

Lo que quiero decir con este ejemplo, es que a veces nos frenamos por creer que necesitamos algo que no podemos obtener en este preciso momento. Sin embargo, usualmente ya disponemos de algún otro recurso que nos ayude a comenzar. Recuerda que lo importante es comenzar. Poco a poco se podrá ir progresando y avanzando y cubriendo el resto de los recursos.

  1. Créate hábitos: No hay mejor manera de progresar que trabajando de forma constante por ello. No importa si un día escribimos 500 palabras y otro 100. No importa si un día trotamos 30 minutos y otro 10. No importa si un día nos salieron mal todas las fotos. Lo que importa es que salimos a tomar las fotos, salimos a hacer ejercicios y nos sentamos a escribir.

No puedo dejar de enfatizar lo importante que es show up to work. Y déjame decirte otra cosa. No tienes ni idea de lo difícil que es. Un día puedes tener la mejor de las actitudes para levantarte y trabajar por eso que sueñas. Al día siguiente, el cansancio y la flojera te matan al punto que no te quieres levantar. Mas, solo si te levantas vas a poder dar ese kilómetro más. De lo contrario, olvídate de tu sueño. Cuando se trata de aquello que más queremos, olvídate de creer que tus pies van a caminar por inercia.

Ya sabes, un hábito se forma en un mes. Mientras más practiques esa actividad o comportamiento lo harás de forma más automática. Aunque a veces, insisto, aun estando acostumbrado, pueden haber días cuesta arriba. No importa, te paras y luego sigues contra viento y marea.

Y otra cosa, olvídate de los números. Por ejemplo, si quieres bajar de peso o llevar un estilo de vida más saludable, olvídate del número de kilómetros que quieres recorrer, olvídate de cuántas kilos quieres perder. Enfócate en salir a hacer ejercicio, punto. Con la práctica y el tiempo podrás conseguir mayor resistencia, y como consecuencia, caminar más rápido, o trotar, o recorrer mayores distancias y, ups sin darte cuenta conseguiste bajar de peso.

3. Rodéate de buena energía: En especial cuando estás emprendiendo algún proyecto, hábito, cambio, sueño, etc. es importante que estés rodeado de personas que te impulsen a seguir adelante. Si tienes alguna porrista negativa a tu alrededor, despídela. Si alguien minimiza o desprecia tu esfuerzo, chao con esa persona, así como lo oyes. 

Como dije antes, no hay nada más difícil que show up. Por ende, vas a necesitar apoyo, vas a necesitar ayuda. Y cuando esos momentos lleguen, pídela. No tengas vergüenza. Eso sí, fíjate bien a quién se la pides.

¿Estás listo para conquistar tu vida?

5 comentarios en “No esperes una tragedia para vivir: 3 consejos para empezar ya

  1. diegocastrobarandiaran dijo:

    La parte más difícil es conectar el punto 1 con el 2. Darnos cuenta que muchas de las cosas que podemos soñar o querer no son tan espontáneas como pensamos. Sino que muchas van a requerir nuevos hábitos, estar dispuestos a ser mucho más permisivos a nuevas ideas y hasta cambiar paradigmas mentales. Sumándole ser constantes en ese esfuerzo.
    La motivación tiene que ser visualizar la recompensa y el crecimiento que nos van a traer estos cambios.

    Muy buen post! Un saludo.

    Me gusta

    • dyafeli dijo:

      Gracias Diego por tu comentario. En efecto, una de mis frases favoritas es aprender, re-aprender y desaprender. Tener la capacidad de ser mejores cada día, de ajustar y de soltar aquello que no nos está funcionando para consolidar nuestros sistemas de hábitos necesarios. Y mientras tanto, disfrutar del proceso, celebrar las pequeñas batallas y levantarnos cada vez que fallemos.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s