Si quieres tomar un atajo para alcanzar tu sueño, piénsalo otra vez

He estado meditando sobre esta idea desde hace varias semanas. Por donde quiera que volteo, encuentro alguna señal para tomar un atajo. Y, me pregunto, ¿qué tienen de atractivos?

Constantemente me aparece en Facebook un anuncio publicitario que promueve y te muestra cómo leer 100 libros al año como todo un CEO. Fascinante diría uno que le enseñaran cómo leer tantos libros en un año. Y recuerdo que en una oportunidad me dio la curiosidad de leer más al respecto y encontré que promovían la lectura de resúmenes de los libros. ¡Cara de sorpresa!

¿Qué les puedo decir al respecto? Soy una amante de la lectura, una ratona de biblioteca. Nada más de pensar en la idea de estar leyendo puros resúmenes, me resulta hasta una falta de respeto hacia los autores que se tomaron su tiempo en preparar ese contenido.

Además, ¿quién dice que con el resumen se está obteniendo el aprendizaje que uno podría sacar de un libro? Sí, es cierto, un buen resumen debe contener las ideas principales y un par de detalles de la historia. Sin embargo, por experiencia propia, no siempre el aprendizaje está en esas ideas. De hecho, el foco de atención varía de persona a persona. Así que dependiendo de lo que estemos viviendo o de lo que nos llame la atención, estaremos concentrándonos en diferentes aspectos de lo que leemos.

Por ejemplo, cuando leí la famosa saga de 50 sombras de Grey, lo que más resalto no es el erotismo que cautivó a muchos. Para ser franca, inclusive a veces se me hizo hasta monótona esa parte. Fue, más bien, la rutina y el estilo de vida de los personajes lo que más me cautivó y de donde saqué muchas ideas. 

  • Me fascinó la idea de ejercitarme en las mañanas, a raíz de cómo uno de los personajes salía a correr temprano todos los días. 
  • Cuando vi en las películas el concepto de vestuario que habían creado, ese vestier impecable con puras camisas unicolores en blanco, azul, negro y gris, me despertó un nuevo experimento de minimalismo. 
  • La pasión por la lectura de Anastasia me hizo conocer autores de clásicos que no tenía idea que existían.
  • La experiencia de Christian Grey como inversionista, me abrió posibilidades de inversión que nunca había considerado. Me encantó su concepto de comprar objetos que tuvieran retorno y además algún valor para él: primeras ediciones de libros, por ejemplo.

¿Entienden mi punto? Leer va más allá de recordarse de qué va el libro, de cuáles son sus personajes principales y los sucesos que ocurren. Cada quien tiene una mirada única y saca aprendizajes de las ideas más inverosímiles, superficiales o inesperadas. Todo es válido.

En conclusión, por querer llenarte la boca de cuántos libros leíste, puedes estarte perdiendo de contenido y lecciones valiosas, de mundos cautivadores y de conversaciones con mentes creativas.

 


 

Me topé con una idea similar mientras buscaba aprender más sobre blogging. Pues, al parecer es común utilizar estrategias como seguir a otros blogueros o personas en las redes sociales  y tras un tiempo dejar de seguirlas para atraer audiencia hacia tus sitios Web. Pero, les estoy hablando de seguir a más de 100 personas por día nada más que para atraerlas a tu red y borrarlas a la semana. Y yo me pregunto, ¿qué nos importa más, nuestra audiencia o nuestra fama?

Lo mismo sucede con el contenido. ¿Quieres escribir para que te lean y alguien obtenga beneficios de tus reflexiones o solo para que te sigan? 

Honestamente, si escupir cualquier contenido que se me venga a la cabeza en 300 palabras y publicarlo todos los días es lo que me lleva a crear una audiencia gigante, prefiero quedarme con 4 lectores. Seamos realistas, con tanta información disponible, ¿quién va a leer un post todos los días? Ni que el blog de uno fuera la única fuente de información que muchas personas revisan en el día. Yo me voy por la calidad vs la cantidad.

Y todo se reduce a eso, atajos. ¿Qué puedo hacer para llegar a mi meta más rápido? ¿Cómo puedo obtener resultados de forma casi inmediata? Y el proceso, el crecimiento orgánico, los principios y demás quedan atrás. Fama, influencia, reconocimiento… eso es lo que parece ser el norte más común.

Más, como señala Dan Waldschmidt, “los atajos no te ayudan, te hacen daño”. Son un excusa para no poner ese esfuerzo extra que requiere lograr tus sueños. Marc Chernoff, en su artículo “7 Shortcuts You Will Regret Taking in Life”, no pudo haberlo expresado mejor: “No hay atajo que te lleve a algún lugar que valga la pena ir”.

Te dejo con esta cita:

“Ser magnífico no debería ser fácil. Entonces, todo lo sería. Son aquellas cosas por las que luchas y que te cuestan antes de obtenerlas, las que tienen mayor valor. Cuando algo es difícil  de conseguir, te esforzarás mucho más para asegurar de que sea aun más difícil, o imposible, de perder” –  Sarah Dessen

2 comentarios en “Si quieres tomar un atajo para alcanzar tu sueño, piénsalo otra vez

  1. Lisset dijo:

    Tienes toda la razón. Leer es adentrarse en un mundo fascinante: no sólo se siente uno atraído hacia la trama, los detalles, el entorno, los sentimientos que despiertan, etc,, todo despierta en cada lector manifestaciones diversas, nunca iguales, aparte que enriquece enormemente nuestros conocimientos. De igual manera iniciar nuevos proyectos, trabajos, pasatiempos, nos llena de una gran satisfacción, no sólo por alcanzar el objetivo, sino por ese camino por recorrer para lograrlo y el esfuerzo que realizamos dando lo mejor de nosotros.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s