Qué podemos hacer cuando el caos es inevitable

Ya sabes que el caos es inminente, ya sea porque ya estás en medio de él o porque sabes que te vienen momentos complicados. Y como de seguro no es primera vez que atraviesas por una situación como esa, sabes lo que te espera. ¿Ya estás comenzando a sentir esa ansiedad cierto? Respira profundo y sigue leyendo…

 

¿Qué suele pasar contigo en un momento de caos?

  • Mantienes una sensación prolongada de estrés, ansiedad y tensión.
  • Tienes muchos aspectos que atender en un momento dado y no sabes ni por dónde empezar o cómo priorizar (de repente todo es importante).
  • Te vuelves un poco intolerante al no tener más espacio o capacidad mental para lidiar con otras situaciones o requerimientos.
  • Te cuesta dormir o concentrarte porque tu mente está saturada y ruidosa.
  • Como consecuencia de todo lo anterior, te sientes frustrado, cansado y a punto de tirar la toalla.
  • Sueñas con un cambio, pero no sabes ni cuál ni cómo.

 

¿Qué suele suceder en medio del caos?

  • Abandonamos nuestros hábitos o al menos algunos sufren.
  • Empezamos a exteriorizar nuestro caos interior. Nuestros espacios físicos muestran señales de que hay desorden en nuestra vida. Nuestros amigos y compañeros de trabajo nos notan estresados o distraídos.
  • Nos abandonamos a nosotros míos, adiós al cuidado personal, al espacio personal.
  • Es posible que nos entre una apatía por las cosas. Se nos hace difícil ponernos manos a la obra para incorporar nuevamente el orden que solíamos tener.

 

En mi experiencia personal, la clave para construir una vida extraordinaria, para lograr aquello que nos proponemos o soñamos, para como dice nuestro amigo Johnie Walker “keep walking”, son nuestros sistemas. Nuestros hábitos son la base para todo. Por más que parezcan rutinarios y que a veces los hagamos por inercia, nos permiten seguir adelante, show up ante nuestra vida y hacer de nuestro día el mejor posible.

Sin embargo, por más consolidados que tengamos nuestros hábitos, por más importantes y beneficiosos que sean, a veces se derrumban, flaquean o sufren en alguna medida. Similar a una cadena de piezas de dominó, cuando movemos o tumbamos una, el resto se cae también. Así ocurre con nuestros sistemas. Cuando un hábito se derrumba, el resto de la cadena de hábitos se viene abajo.

En una entrada anterior, les comenté mi cambio a una dieta más balanceada y apta para mi entrenamiento. Esto implicó un ajuste importante en cuanto a tiempo y esfuerzo para preparar la comida. En un artículo publicado en Huffington Post, la luchadora profesional de Muay Thai Claire “Fury” Foreman cuenta cómo ahora que es vegana le ha pasado exactamente lo mismo. Comenta:

 

Porque como mucho, entendiendo que entreno mucho y como un montón ahora como vegana también, esto implica que estoy dedicando un tiempo considerable a preparar, cocinar y almacenar los alimentos. Se trata principalmente de ser realmente organizados y de preparar la comida cada semana. De lo contrario, es un poco desastroso.

 

Comparto su opinión porque tal como puedes observar, esta situación de desorden, desastre y caos es muy común. Les pasa a todos. Me está pasando a mí y te puede pasar a ti. Y me atrevería a decir que resulta inclusive inspirador escuchar a otros pasar por lo mismo. A veces olvidamos que no estamos solos. Y puede parecer tonto, dado que no conocemos a ninguna de estas personas. Sin embargo, no necesitamos conocer o estrecharle la mano al alguien para sentirnos conectados y apoyados. ¡Cuántas veces la inspiración, las ganas de salir a la conquista y toda esa energía no ha provenido de un libro, de algo que escuchamos por allí, etc.!

Así que, querido lector, si estás atravesando un momento difícil o si el caos está a la vuelta de la esquina, no estás solo…

 

Tips para sobrellevar el caos

  1. Respira profundo, especialmente en esos momentos en los que la ira y la desesperación se estén apoderando de ti. Cierra los ojos, cuenta hasta 10 respiraciones y retoma lo que estabas haciendo.
  2. Uno sabe cuándo está cargado, entiéndase por muy estresado. En esos momentos, procura postergar aquellas conversaciones o actividades que sabes que te pueden desatar reacciones desfavorables. Por ejemplo, evita conversaciones delicadas. Espera a que te sientas más calmado para abordar temas importantes.
  3. La meditación no puede faltar. 
  4. Y por qué no, prueba recitar. Herbie Hancock recomienda el cántico budista “Nam-myoho-renge-kyo”. No tienes que ser budista para recitarlo. Y según su testimonio le ha dado claridad y conexión con esa energía que nos rodea.

 

Creer en la Ley Mística y recitar Nam-myoho-renge-kyo es tener fe en el propio potencial ilimitado. No es una frase mística que conlleva un poder sobrenatural. Nam-myoho-renge-kyo  tampoco es una entidad que nos trasciende y de la que dependemos. Es el principio que afirma que, aquellos que viven vidas comunes y hacen esfuerzos continuados, triunfarán sin falta. Recitar Nam-myoho-renge-kyo es manifestar la energía pura y fundamental de la vida, reverenciando la dignidad y las posibilidades de nuestras vidas comunes (Soka Gakkai Internacional).

 

  1. No abandones tus cuidados personales. Sé que cuesta, pero justamente en esos momentos cuando menos tiempo y ganas tienes para hacer ejercicio, colocarte tus lociones, comer saludable, etc. es cuando tu cuerpo y mente más lo necesitan. Por allí, puede empezar ese orden que anhelas.
  2. Date tu tiempo. Suele ocurrirme que toco fondo y luego de repente me comienza a entrar una energía y actitud para traer orden a mi vida. Por lo general empiezo por arreglar el departamento. Una vez que tengo los espacios despejados, puedo ver con mayor claridad mis siguientes pasos. 
  3. Luego, poco a poco ve recogiendo cada una de las piezas de dominó que se cayeron. Ve retomando hábito por hábito. Y si ves que alguna parte de tu sistema no está funcionando o no es muy eficiente haz las modificaciones pertinentes. Remplaza el hábito, elimínalo de la cadena o reajústalo.

 

El caos suele ser temporal. Como dice el refrán “después de la tormenta viene la calma”. Agarra esos remos, mantén una actitud positiva, confía en la abundancia del universo, rema hasta el cansancio que eventualmente, pasarás la ola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s