¿Por qué es importante cerrar ciclos?

¿Cómo se ve tu lista de pendientes? ¿Es larga? ¿Es corta? 

¿Tienes una lista de tareas para el trabajo únicamente o en ella aparecen otros elementos como trámites, asuntos de casa, temas familiares?

Existen muchos métodos para organizarte. Hay quienes recomiendan vaciar tu mente de asuntos abiertos anotando en algún papel o app todo lo que se te ocurra. De esta forma, evitamos utilizar nuestro cerebro como una herramienta de almacenamiento de información. Asimismo, liberamos espacio para que la mente pueda procesar esa información.

Siguiendo este modelo, uno puede crear una bandeja de entrada o inbox digital, por ejemplo, y todas las mañanas vaciar esos pendientes que no necesariamente son accionables en este momento. Esa lista puede incluir viajes soñados, trámites que sabemos que eventualmente hay que hacer, cosas que cuando podamos vamos a comprar, etc. 

Esta lista no se queda allí. Así como buscamos un momento del día para vaciar, también necesitamos un momento, digamos a la semana, para procesar cada uno de esos ítems. Siguiendo el modelo enseñado por Tiago Forte, y que sigue los principios del GTD (Getting Things Done, desarrollado por David Allen), podemos clasificar los ítems de esta manera:

  • Accionables: Si es una tarea que podemos hacer ahora, le asignamos una fecha en la agenda.
  • No accionables: 
  1. Si ya no es relevante, borramos la tarea de la lista.
  2. Si eventualmente la vamos a llevar a cabo, la agrupamos en la categoría de “algún día/a lo mejor” (“someday/maybe”).
  3. Si no es una tarea como tal, sino información que queremos conservar, la almacenamos como referencia.

No voy a entrar en detalle del método. Pueden consultar los enlaces que coloqué más arriba si les llama la atención. Quiero enfocarme en la importancia de hacer algo al respecto con toda esta información.

Les cuento. Yo probé el método antes mencionado. Ahora lo adapto a mis necesidades. Por ejemplo, mi inbox digital no está repleto de sueños y cosas por hacer algún día. Coloco solamente aquello que necesito vaciar y que abarca el corto o mediano plazo. La vida es ahora, así que no voy a pasar mi tiempo solo en sueños lejanos (a menos que pueda empezar a trabajar en ellos desde ya).

Mas sí reconozco la importancia de no dejar asuntos rondando en la cabeza. Estoy de acuerdo en que la mente procesa, no almacena. Para almacenar existen agendas físicas o digitales, un sin fin de aplicaciones y demás.

Entonces, ¿por qué es importante hacer algo con toda esta información? No es solo para permitirle al cerebro ocuparse de sus funciones, sino porque necesitamos cerrar ciclos.

Ciclos abiertos y que parecen nunca cerrarse son un peso muy grande para nuestra existencia. Además, es posible que a veces ni siquiera podamos redactarlos como tareas y tirarlas en el inbox o catalogarlas como “someday/maybe” y olvidarnos de ello. Por ende, deambulan de aquí para allá en la mente, un constante recordatorio, un constante ruido, una constante molestia. 

Si tenemos la práctica (a través de la meditación o mindfulness), podemos dejar esa nube pasar cada vez que se asome a nuestro cielo azul. ¿Y si no? A cerrar ciclos…

Puede tomar tiempo. Paciencia. Mientras logras cerrar ese asunto, sigue practicando la meditación para encontrar el balance y la paz en medio del alboroto y el caos. No dejes, sin embargo, de actuar. Si hay alguna tarea accionable que te permita acercarte a ese final de ciclo, hazla. Tú mismo te darás cuenta cuándo y cómo las piezas del rompecabezas van poco a poco calzando a medida que estás listo para ello, hasta que finalmente completas la imagen.

Procura no abrir muchos ciclos al mismo tiempo. No necesitas crear caos de más. Y si te sientes abrumado, respira. Tu cuerpo, mente y espíritu saben cuándo están listos para abordar el problema. Y una vez lo logres, purifica tu ambiente, agradece la experiencia y mueve las energías. 

Una vez cerrado un ciclo notarás la diferencia y te sentirás repotenciado para vivir una nueva etapa de tu vida. Te deseo así una vida llena de simplicidad, experiencia y armonía.

 

 

Un comentario en “¿Por qué es importante cerrar ciclos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s