¿Te imaginas tu vida sin quienes te rodean? 

Imagínate por un instante que tu vida es como una lista de canciones en Spotify. Cada canción representa cada persona, sea familiar, pareja, amigos o conocidos, que existe  hoy en tu esfera. Un día, el universo decide darle clic al botón de shuffle. Y así no más, todas esas personas aparecen y desaparecen de forma aleatoria en tu vida. Es más, para el propósito de este post, digamos que todas esas personas desaparecen de tu vida. 

No estás solo. Sin embargo, ahora estás rodeado por un montón de desconocidos. Eventualmente, te tocará conectarte con ellos, dada la necesidad del ser humano de socializar. Mas, volvamos al hecho de que el universo de personas que conocías y que formaban parte de tu día a día ya no está.

¿Qué queda? Tú. 

¿Quién eres? ¿Qué haces? ¿Puedes numerar tus sueños y ambiciones? O…

¿Tu presente se ve ahora incierto? ¿No te imaginas sin tu círculo de contactos, especialmente el cercano?

Si eres capaz de seguir tu vida, casi tal como lo haces ahora, significa probablemente que tu grado de dependencia en las personas que te rodean no es muy elevado. 

Si por el contrario, no te hayas, es posible que estés colocando tu felicidad en los hombros de otras personas. Es decir, tu grado de dependencia es alto y sin esas personas, tu vida deja de tener sentido.

Todos desarrollamos un cierto grado de dependencia. Ninguno quiere prescindir de quienes queremos. Mas, supongo que como siempre, la palabra clave es balance. Tú, eres un individuo. Según el diccionario de la RAE, individuo significa “individual; que tiene carácter particular e independiente dentro de un conjunto”. 

Tú y las personas de tus círculos forman un conjunto. No obstante, tú, como individuo, como persona, como uno, mantiene su carácter particular y es independiente sin importar el conjunto al que pertenezca. Dicho esto, ¿qué pasa cuando perdemos esa individualidad por formar parte de una colectividad?

Considero que cada uno le busca y da una razón a su existencia. Tengamos el propósito que tengamos, ya sea ser el próximo Steve Jobs u obrar en la sombra, aquí estamos para descubrirlo y accionarlo. ¡Qué importante entonces que cada uno pueda contribuirle al mundo, sin importar el tamaño de la semilla o la cantidad de semillas que pongamos!

Si nos perdemos en la multitud, dejaremos de sembrar esa semilla. Quienes nos rodean y el mundo en su totalidad se estarán perdiendo de nuestra contribución, de esa energía única que vinimos a soltar al universo de energía vital.

¿Es posible que si no liberamos energía vital al universo interconectado, signifique que nuestra energía vital está proviniendo entonces de otros seres, es decir, estamos drenando a otros seres de su energía vital? 

Suena un poco metafísico, lo sé. Pero, igual, piénsalo. ¿Cuántas veces te has sentado a pensar sobre ti, sobre quién eres o quieres ser, sobre lo que haces o quieres hacer? ¿No vamos más bien quasi robots a donde la inercia nos lleve?

Les voy a dejar esa tarea esta semana. La próxima vez, exploraremos un poco más sobre el concepto de dependencia y las posibles consecuencias que esta puede estar teniendo en nuestra vida y la vida de en quienes dependemos.

Un comentario en “¿Te imaginas tu vida sin quienes te rodean? 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s