Dependencia emocional: qué es y qué hacer

Lo prometido es deuda. Tal como comenzamos a explorar en el post ¿Te imaginas tu vida sin quienes te rodean?, es posible que tengamos algún vínculo de dependencia con nuestra pareja, amigos o familiares. 

¿Qué es la dependencia emocional?

Todo empieza por nuestra necesidad de interactuar con el otro. Luego, se forma un vínculo con esa persona. Sin embargo, en algunos casos de allí se puede pasar a desarrollar una especie de adicción por esa persona.

 

“Englobamos dependencia emocional dentro del marco de la dependencia afectiva o sentimental y consiste en un serie de comportamientos adictivos que se dan en una relación interpersonal donde existe una asimetría en el rol que asume cada persona” (IEPP).

 

Por ejemplo, según la psicóloga Paola Graziano, es usual el caso de relaciones donde una persona es dependiente y la otra dominante. ¿Y qué le sucede al dependiente? Pues, muestra “ansiedad ante la idea de abandono”. 

En el post anterior sobre este tema te preguntaba si te imaginabas sin las personas que te rodean, en especial aquellas de tus círculos más cercanos. Y si bien, todos necesitamos amistades, familiares y relaciones afectivas en general, “cuando nuestra felicidad está supeditada en exclusiva a una persona [y yo agregaría a un par de personas, por qué no], el sufrimiento es inevitable”. 

¿Y qué significa esto? Según Sara Clemente en su artículo “4 pasos para eliminar la dependencia emocional”, solemos perder nuestra autosuficiencia emocional. “Estamos supeditados a alguien hasta el punto de no pensar ni de actuar por nosotros mismos”.

¿Cómo saber si soy dependiente?

La misma autora nos proporciona una lista de indicativos. Aquí algunos:

  1. Tu felicidad se centra en una persona al punto de no disfrutar otra cosa que no sea estar con ella/él.
  2. Tu alegría depende de cómo te traten.
  3. Antepones los deseos de otros a los tuyos.
  4. Estás bien contigo mismo si te sientes querido.
  5. Tienes miedo a perder a esa persona de la cual dependes.
  6. Quieres tener el control de la vida de la otra persona para asegurarte de no perderla.
  7. La relación genera ansiedad, por ejemplo, siempre quieres más.

Considero que esto lo resume todo: “Lo que diferencia a una persona no dependiente es que cuando está solo puede tener momentos de melancolía, pero eso no le detiene para seguir disfrutando de otras facetas de su vida” (Sara Clemente).

¿Cómo construir relaciones saludables?

Una relación saludable puede ser la que Paola Graziano, en su blog Psicología Estratégica, llama dependencia horizontal:

 

Existe una “inter-dependencia entre personas adultas. Todas dan y reciben, se cuidan y se apoyan mutuamente”. 

 

Y como ya sabemos, para poder dar a otros, tenemos que empezar por darnos a nosotros mismos. “La dependencia emocional se evita cultivando el amor propio y el autoconocimiento”. 

¿A quién ves cuando te miras en el espejo? ¿Quién eres? ¿Qué te gusta? ¿Que disfrutas hacer? Estas son preguntas básicas sobre ti mismo. Mas, puedes ir poco a poco profundizando. ¿Qué te da miedo? ¿Qué te detiene? ¿Cómo reaccionas ante diferentes tipos de situaciones? ¿Qué lenguaje utilizas para referirte a ti mismo? 

Esta última pregunta es muy importante. A veces no nos damos cuenta de cómo nos castigamos, insultamos y desvalorizamos con nuestro diálogo interno. ¿Recuerdas a Shauna Shapiro en su charla TED sobre el poder del mindfulness? Comienza tu día frente al espejo y repite “(Tu nombre), buenos días, te amo”.

Breves tips

  • Dedícale unos minutos, no tienen que ser más de 5 al día, a tu cuidado y aseo personal. Una buena imagen exterior puede despertar a tu yo interno y mejorar tu confianza.
  • Encuentra ese algo que te motive a despertarte todos los días. Puede ser un hobby, un trabajo o algo tan simple como contemplar el sonido de los pájaros por un instante. Para la poeta Mary Oliver, un poema no tenía sentido si no incluía pájaros. En otras palabras, para ella la vida no parecía tener mucho sentido sin la naturaleza.
  • Sigue tus valores, tus creencias, tus instintos. Cree lo que creas porque así lo quieres creer y no porque alguien más te lo dice. Adiós a las comparaciones. Tu vida es única y es tuya.
  • Toma riesgos. Sal de tu zona de confort. ¡Vive!
  • Disfruta de estar solo. Y cuando te canses, rodéate de quienes te apoyen e impulsen a ser una mejor persona.

2 comentarios en “Dependencia emocional: qué es y qué hacer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s