Juntos por la ecosalud – Parte II.c

 

En las últimas publicaciones, hemos brindado datos suficientes sobre la destrucción de las selvas para el cultivo de la palma africana y la posterior extracción de su aceite. Hemos también hablado sobre las consecuencias de esta deforestación. Asimismo, hemos encontrado que este famoso y popular aceite, que se encuentra en gran cantidad de productos de nuestro consumo diario, no es del todo beneficioso siquiera para nuestra salud.

Por su parte, ya sabemos y queda en nuestras manos contribuir a resolver este conflicto. ¿Cómo? Revisando las etiquetas de los productos, comprando aquellos que no contengan aceite de palma y sus derivados, evitando las grandes cadenas conflictivas (Starbucks, Pepsico, Bath & Body Works, entre tantas otras), etc.

Y es precisamente en este cambio en nuestro consumo que quiero enfocarme hoy. Si ya han intentado modificar sus hábitos alimenticios y de higiene en pro de este tema, se habrán dado cuenta que a veces no es fácil encontrar alternativas. Por cada producto que no tiene aceite de palma, hay millones que sí lo tienen. ¿Qué usamos entonces? ¿Dónde encontramos estos productos orgánicos?

Alternativas para la higiene y belleza

“Que no cunda el pánico”, les escribí en un post anterior. Y aquí les traigo algunas opciones.

  • Para los amantes de Bath & Body Works, les traigo The Body Shop. Eso sí, no olviden siempre revisar las etiquetas, ya que no todos los productos están libres de laurilsulfato de sodio y otros derivados del aceite de palma. Parece mentira, pero según fuentes, ¡el aceite aparece disfrazado en los productos con más de 200  nombres!

logobodyshop

Ahora, más allá de los ingredientes, The Body Shop International es miembro de la RSPO (Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible). Esta organización sin fines de lucro ha establecido ciertos estándares para “garantizar que la producción respete los derechos laborales y de las comunidades indígenas, que no se ocupen nuevas zonas de elevado valor medioambiental y que no se amenace la biodiversidad, además de promover prácticas agrícolas más limpias”. Según estos estándares, la empresa ha indicado que para el 2020, el 100% de su materia prima vendrá de fuentes sostenibles, lo que llaman su meta “Cero deforestación”. Asimismo, señalan que el 100% de sus compras actuales se efectúan de acuerdo a los estándares de la RSPO. Más aun, los derivados del aceite de palma que contienen sus productos también están certificados como sostenibles por esta misma organización.

Dicho esto, tal parece que sus productos pueden ser utilizados si se mantienen en esta dirección sostenible. Hay quienes no creen en esta idea. De hecho, según Greenpeace la RSPO no ha sido muy eficaz. Inclusive, hay empresas que creen estar comprando aceite de palma sostenible, mas sigue proviniendo de la deforestación conflictiva. Les coloco la opción y ambas caras de la moneda. Sean ustedes los jueces de su propio consumo.

  • Otra opción similar es Lush. Ciertamente, sus productos tienen un costo un poco elevado, y no todos están libres de los derivados del aceite de palma. Son otra compañía que indica tener una conciencia sobre el medio ambiente. Según señalan, “colocaron al aceite de palma en su libro negro y lo remplazaron por aceites más ecológicos en sus jabones”. Actualmente, se encuentran trabajando por eliminarlo del resto de sus productos.

logolush

Algunos de los productos que resaltan, de carácter natural y orgánico, serían el talco, champú en polvo, desodorante en panela y otros de contextura similar.

  • Finalmente, les traigo la línea Le Petit Olivier. Son productos orgánicos elaborados en Francia. Pueden encontrar jabón líquido o en barra y otras opciones. Para aquellos que se encuentren en Chile, pueden comprarlos en la tienda Della Natura y Nutrition Zone (esta última en el Apumanque). Y, tienen su propio sitio web.

Estos jabones no contienen parabeno, ni aceite de palma, ni el tan trillado laurilsulfato de sodio. Como dirían por ahí, “my personal favorites”.

petitolivier

También, pueden encontrar otras marcas y productos en Della Natura, como pastas de diente y desodorantes orgánicos, así como otros jabones y champú. Explora y encuentra tus favoritos.

Alternativas alimenticias

Iré revisando algunos de los productos conflictivos que les compartí en post anteriores.

  • Cubitos de verdura, carne o pollo: la solución es un tanto simple. Hagamos nuestro propio caldo cuando cocinemos pollo, carne o verduras. Podemos congelarlo y así conservarlo según nuestras necesidades.
  • Margarina vegetal: no creo haber encontrado ninguna margarina que no tuviera aceite de palma. La solución se llama mantequilla. Soprole o Colun tienen mantequillas en barra que no contienen este aceite. Sin embargo, recuerden consumirla de forma moderada.
  • Chocolate: si ya no queremos consumir Milky Way o Snickers o Nutella, siempre hay una opción más saludable y esta es el chocolate negro. Mientras más puro, mejor. A continuación algunos datos:

                    a. Nos ayuda a proteger el corazón.

                    b. Es rico en antioxidantes.

                    c. Estimula el flujo sanguíneo al cerebro.

                    d. Disminuye el colesterol.

                    e. Puede disminuir la presión arterial.

                    f. Es estimulante y por ende contribuye a nuestro estado de ánimo.

                    g. Mejora la función cognitiva.

                    h. Ayuda a proteger la piel de rayos ultravioleta.

  • Galletas y snacks: podemos recurrir a los frutos secos, galletas de arroz y otras opciones sin aceite de palma. También, los helados premium de San Francisco son una opción.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Les dejo también una receta para remplazar las barras de cereales.

¿Conoces otros productos y marcas que ofrezcan soluciones al aceite de palma? Compártelas en los comentarios y ayúdanos a contribuir con la ecosalud.

¡Unámonos por el planeta y la salud de todos! Compártelo.

Anuncio

Estimados lectores, con el fin de entregarles contenido de calidad quisiera informarles que los próximos posts saldrán cada 15 días, en lugar de cada semana.
 
Como sabrán, nos adentramos en la nueva serie “Juntos por la eco-salud global”, y siendo este un tema de gran relevancia internacional, así como delicado y urgente, le debemos dedicación, esmero y mucha investigación.
 
Es mi deseo poder traerles toda la información que necesitan para tomar las decisiones pertinentes y propiciar un cambio.
 
Los invito a que no se pierdan de este nuevo contenido y que se unan a esta iniciativa en pro de detener el cambio climático y de tomar conciencia sobre nuestro consumo y salud.
 
Gracias por su paciencia, La coleccionista de puertas.

Juntos por la ecosalud

Hace algunos días vi dos documentales que me marcaron notablemente. Desde entonces, he estado construyendo una serie de posts para que todos pongamos nuestro granito de arena y además tomemos conciencia sobre nuestra salud y acciones.

El primero de estos documentales se titula Before the Flood. Tal vez lo han escuchado, dado que ha estado circulando y causando revuelo en las redes sociales. Es un documental de National Geographic donde participa Leonardo Di Caprio y muestra varios elementos que contribuyen al calentamiento global. Presente desde empresas que por economizar costos destrozan ecosistemas y bosques hasta cómo los políticos le dan la espalda al problema por llenarse los bolsillos y cómo necesitamos tomar cartas en el asunto si queremos conservar nuestro planeta e inclusive revertir un poco los efectos dañinos que le hemos causado.

El segundo documental, por su parte, se trata de The Human Experiment. ¿Sabías que prácticamente todo lo que usas contiene químicos dañinos para la salud? ¿Asumías que si un producto estaba en el anaquel, estaba aprobado para su consumo? Pues no. Desde el plástico, latas, hasta lociones y productos para bebé están minados de sustancias dañinas. Y de hecho, son en parte estas sustancias las que han provocado un aumento significativo en los índices de padecimiento de cáncer de mama, infertilidad y discapacidades mentales.

Sí, es totalmente para asustarse. Y supongo que en parte es bueno asustarse, dado que de lo contrario es muy posible que no nos tomemos la situación de forma seria. Sin embargo, existen formas para contribuir tanto a revertir o detener el calentamiento global, como para mejorar nuestra exposición a los químicos dañinos.

Acompáñame en esta serie sobre salud y ecología. Les comentaré en más detalle, cuáles son esos químicos a evitar y algunas alternativas, cómo contribuir a que las grandes empresas tomen conciencia de sus operaciones, cómo puedes modificar tu consumo y mucho más.

¡Unámonos por el planeta y por la salud de todos! Compártelo.

¿Por qué es importante luchar por nuestros ideales?

Desde hace un año comencé este camino del mindfulness y del esencialismo. Recuerdo varias de las ideas que esta última filosofía plantea según el autor del libro que elegí leer. Entre otras cosas, se habla de la importancia de decir “no”.

Creo que si hay algo que a casi todo el mundo le cuesta, es precisamente a decir que “no”. Por pena o cualquier otra razón, nos comprometemos en actividades y situaciones que sabemos que no nos gustan o en las cuales no queremos participar de antemano. Mas, traicionamos a nuestro subconsciente o inclusive a nuestros pensamientos.

¿Les ha pasado estar al frente de alguien mientras esta persona te propone una idea e internamente estás tratando de descifrar cómo decirle que no, pero de tu boca sale un sí?

En sintonía con esta idea, está la lucha por nuestras creencias, valores e ideales. No es de asombrarse que cada vez que emprendamos algo ligeramente diferente a lo que realizan las personas en promedio, encontremos barreras, críticas y demás. Hay un decir que señala que cuando criticamos a alguien es por envidia. No sé si siempre se cumplirá. Mas, te aseguro que si has logrado avanzar hacia el balance, aquellos que viven de forma caótica se sentirán con más argumentos para descalificar tu proeza. El comentario cliché es que lo que haces es irreal y no se puede extrapolar a sus vidas, porque ellos tienen muchas cosas importantes que atender, y así por ahí se va la cosa.

Luego de un tiempo, quienes te rodean y observan los beneficios que esos nuevos hábitos, conductas o situaciones han tenido en ti, aprenderán a respetarte, y quien sabe si a emularte. Esto último solo lo traigo a colación porque como decía Walt Disney, hay que ser una luz en el camino de otros. No se trata de inflar el ego, pero sí de construir un mundo mejor y más balanceado. El granito de arena empieza por nosotros y si ayudamos a otros con nuestro ejemplo, sus granitos nos permitirán construir todo un arenal.

Dicho esto, hago hincapié en la necesidad de seguir adelante con nuestros pasos sin importar lo que digan y opinen de nosotros. Tarde o temprano valorarán o como dije, al menos respetarán nuestra opinión y forma de vida, y si no, pues ellos se lo pierden. No permitamos que otros nos controlen a nosotros y a nuestras vidas. En el momento en que dejamos de defender aquello en lo que creemos, los demás adquieren poder sobre nuestros pensamientos, acciones y situaciones. Y lo peor de todo esto es que son nuestra salud mental, física y emocional las que salen perjudicadas. Atrévete a marcar un cambio en tu vida, atrévete a romper el statu quo, atrévete a vivir la vida que mereces y deseas. Dite SÍ, y NO al resto.

Sé que a veces es difícil. Ustedes dirán y cómo me le paro al frente a mi jefe para decirle que estoy en desacuerdo. Pues, cada instancia requerirá astucia, convicción y estrategias particulares. Siempre hay una manera, una manera de compaginar, de trabajar armoniosamente y de avanzar.

‘Trabajemos para vivir, no vivamos para trabajar’.

Los sistemas sí funcionan

Quisiera reflexionar un poco más sobre el tema de los sistemas. En posts anteriores, definí de qué se trataban y por qué era mejor establecer sistemas en lugar de metas. Repasando estos conceptos, una meta es un objetivo fijo que nos planteamos lograr en un determinado período de tiempo. ¿Por qué no son tan convenientes? Pues, porque cada día que no logramos esa meta, se nos acumula una sensación de desazón y frustración.

En contraste, un sistema es el camino que día a día nos hace vencedores. Pueden parecer lo mismo, pero no lo son. Decir que vamos a rebajar tantos kilos es una meta. Decir que vamos a hacer ejercicios todos los días es un sistema. Es muy posible que el resultado de ese sistema nos haga tener mejor salud y hasta rebajar de peso. Mas, el enfoque no es ese resultado, sino el camino.

Poner en práctica un sistema consiste en realizar la actividad deseada con constancia, poco a poco, lento pero seguro, día a día. No importa si se avanza poco o mucho. Lo que importa es haberla puesto en práctica. De hecho, este concepto me recuerda a showing up. Ya en la entrada anterior les hablé nuevamente de ello. No importa cuánto avanzamos, cuánto trabajamos, lo que importa es aparecer, mostrarnos frente al escritorio y comenzar.

¿Por qué hablar una vez más de los sistemas?

Como habrán leído en otras entradas recientes, así como tú, batallo diariamente por balancear mi jornada; batallo todos los días por tomar la energía para emprender mis actividades… Y en medio del caos, ha habido un elemento que no me ha fallado cada vez que necesito levantarme, reponerme y seguir adelante. ¿Qué será? Pues, claramente, mis sistemas.

Actualmente, cuento con dos sistemas bien definidos: mi sistema matutino y nocturno. Tal como señala Tiago Forte, nuestro día empieza o no bien, si en la noche nos fue o no igual de bien. Por ende, ambos sistemas son de gran importancia porque se conectan y dependen el uno del otro.

Mis sistemas

Un sistema para mí es una serie de actividades, en este caso hábitos entrelazados que cumplen un propósito. Mi sistema matutino me permite aumentar las probabilidades de show up to work, calmar la ansiedad y por ende mejorar el balance entre actividades. Por su parte, mi sistema nocturno me ayuda a bajar las revoluciones, mejorar la probabilidades de un mejor sueño y así estar lista para enfrentar un nuevo día.

  • Matutino: mis hábitos para la mañana empiezan al despertarme. Acto seguido, arreglo la casa, me visto, desayuno, medito cinco minutos y escribo en mi diario.
  • Nocturno: esta serie de hábitos comienzan al cerrar o alejarme de las pantallas al menos una hora antes de dormir. Luego, me baño, suelto cualquier pensamiento deambulante en mi diario nocturno, posiblemente leo y a dormir.

¿Cómo me han ayudado?

A veces me cuesta mucho levantarme. A veces simplemente no quiero hacer nada. Mas, las responsabilidades llaman a la puerta. ¿Cómo hago?

De alguna forma, hay que mirar los elementos que forman un hábito. Cuando se han instalado para quedarse, es más fácil emprenderlos aun si no tenemos las ganas.  Probablemente, la señal del hábito ya está internalizada en el cerebro y la recompensa, aun sin darnos cuenta, nos mueve. Además, recuerdo una frase que decía que no hacía falta motivación para hacer algo. Es decir, no hay un impedimento real para que no puedas trabajar por aquello que deseas. Si esperamos a tener las ganas y la inspiración, probablemente vamos a estar un buen tiempo sentados.

Mi primer consejo entonces es sin importar qué, haz un esfuerzo por comenzar tu sistema. Ya verás que luego todo va a fluir casi por inercia. Y con ello, vendrán los beneficios de esos hábitos. Por ejemplo, a veces tengo mucho sueño y quisiera dormir un poco más. Luego, recuerdo los efectos negativos de la inercia del sueño y cómo me siento cuando vago en cama (con flojera, más cansancio y fastidio de todo) y eso me ayuda a levantarme. Asimismo, recuerdo cómo al abrir las cortinas y ponerme de pie mi cuerpo automáticamente se despierta y encuentra la energía para poner los motores a andar. Sin darme cuenta, tengo una casa lista para permitir mi creatividad fluir, eliminé todo aquello que me conectaba con dormir y por ende mi cerebro sabe que llegó la hora de iniciar la jornada, cualesquiera que sean las actividades para el día, y sin importar si estoy brincando de una pata de emoción para trabajar, es más fácil ahora show up.

No sé si estos temas te resulten un poco abstractos. Lo cierto es que para entenderlos mejor hay que ponerlos en práctica e ir experimentado con aquello que te sirva a ti. Por eso, te invito a que descubras cuáles hábitos o elementos pueden ayudarte siempre en medio del caos o sin él.

“No te rindas que la vida es eso, continuar el viaje, perseguir tus sueños, destrabar el tiempo, correr los escombros y destapar el cielo” – Mario Benedetti

Cuando el desbalance parece inevitable…

Desde que comenzamos con el blog, hemos estado conversando sobre diferentes maneras de encontrar el balance en la vida. Nos hemos inspirado en los principios del esencialismo y del mindfulness. Mas, todos sabemos que la vida no suele ser tan perfecta, armoniosa y rosa. Muchos pensarán que porque he puesto en práctica múltiples experimentos, mis jornadas son fluidas, suaves y perfectas.

Inclusive, es posible que algunos de ustedes no se identifiquen con nuestras ideas porque las vean fuera de su zona de alcance y realidad. Yo no lo creo así. Considero que todos tenemos la oportunidad de hacer sentido de nuestras realidades y oportunidades y de encontrar un equilibrio entre todo lo que hacemos y nos sucede.

Hoy les vengo a contar que ciertamente no siempre es fácil lograrlo, pero eso no significa que uno deje de luchar por ello. Hace unos meses terminé un proyecto que esperaba culminar con muchas ansias. Implicaba para mí la oportunidad de cerrar un ciclo y abrir nuevas ventanas. En efecto, se abrió una y me sacudió como nunca me lo imaginé.

Me vino un nuevo reto. De repente, me encontré con dificultades para seguir ese camino que me había trazado cuando emprendí con mayor seriedad este blog (y con el cual estaba tan entusiasmada y encarrilada). Mis cursos, mis experimentos, mis investigaciones y mis formas de avanzar se estaban quedando atrás, congeladas. Esta nueva oportunidad profesional me estaba gustando más de lo que creía posible. Y con ella, todo lo demás estaba quedando un poco estéril, sin riego.

A veces cuando estamos tan metidos en nuestras actividades, responsabilidades y compromisos perdemos el norte de hacia dónde íbamos. Por eso, recomiendo revisar frecuentemente dónde estamos, cómo estamos viviendo y hacia dónde queremos ir. Hace unos días hice este ejercicio, y me sorprendí de los resultados. Reflexionar sobre temas a veces tan difíciles y abstractos puede resultar abrumador. Sin embargo, iniciar la plática interna también parece mover mecanismos en nuestro subconsciente. Y cuando menos te lo esperas, ¡boom! ¡Momento Eureka!

Con toda esta experiencia, quiero dejarles que de eso se trata un poco luchar por nuestros sueños. El camino es rocoso, las montañas, como vi en un video recién, no son rectas. Si queremos llegar a ese lugar especial de nuestras vidas, hay que estar dispuesto a ensuciarnos los pantalones, atravesar vías empinadas, peñascos, y por supuesto, a encontrar vistas esplendorosas.

¿Tu vida está desequilibrada? Respira profundo y avanza. A lo mejor te tardes días, semanas, meses y hasta años. Showing up es el factor más importante para estar cada vez más cerca de lo que sueñas. Contágiate, eso sí, en todo tu ser, y esa alineación de cuerpo, espíritu y mente confabularán para darte un empujón.

Con toda confianza y experiencia propia, les digo que he tenido muchos momentos de confusión, de incertidumbre, de desasosiego. Un día me pregunto si estoy donde quiero estar y a veces no conozco la respuesta. Otro día reflexiono y siento que los días pasan como si nada y que estoy segura de que hay algo más que no he encontrado aun. Pero lo que sí sé también, es que para encontrar la claridad hay que caminar por la sombra y no darse por vencido. Tarde o temprano esa luz llega, ese norte se ve y entonces allí echemos a correr.

Es para mí una gran alegría estar aquí de nuevo dejando correr las palabras, mis propias palabras. Es una gran alegría haber recordado lo que sentía y por qué había decidido emprender este proyecto de La coleccionista de puertas. Todo comienza a hacer sentido de nuevo. Tener un propósito es de extrema importancia. Poner en práctica mis sistemas matutino y nocturno y aumentar esas probabilidades de showing up no tiene precio.

Como les vengo diciendo, la vida a veces es un alboroto, un desorden, una confusión y un sin sentido. Y a veces parece que también es necesario entrar en el caos para sacudirte y quitarte el moho de encima, y así poder replantearte tu norte y tu camino. Abracemos la incertidumbre. Cuando la sientas, ya sabes que vas por la ruta correcta.

Keep going!

Sin celular… ¿una locura?

Hace unas semanas me preguntaron cómo hacía para vivir sin celular. Pero, primero comencemos por aclarar o contarles qué significa esto antes de que se asusten. Por supuesto, cuento con un dispositivo o mejor dicho con un smartphone. No estoy viviendo tampoco en la época de la prehistoria. Sin embargo, no lo uso tanto como el promedio.

Todo comenzó cuando me mudé a Chile. Dado que no tenía las mismas necesidades comunicativas que en mi país y gastar en teléfono no era una prioridad, adquirí mi nuevo chip bajo la modalidad de prepago. Cada mes colocaba una ínfima cantidad de dinero, suficiente para hacer alguna llamada eventual y responder algunos mensajes de WhatsApp. Mas, como en esos primeros años estuve estudiando, tenía wifi en la universidad. Y cuando no estaba allí, pues estaba en casa donde también contaba con wifi. Por ende, pasé eventualmente a dejar de recargar el celular. Rara vez necesitaba hacer una llamada. En realidad, lo que más utilizaba eran los datos y con wifi disponible en los lugares donde pasaba la mayor parte del tiempo, no requería de más.

Durante los fines de semana, casi siempre salía y salgo con mi esposo, quien sí tiene un plan en su celular (sus requerimientos son otros). Por ende, si necesitamos contactar a alguien, buscar una dirección o demás, contamos con su dispositivo. Por consecuente, mi celular se comenzó a quedar en casa cuando salíamos. ¿Para que lo voy a cargar encima si no tengo cómo llamar o mandar mensajes?

En ningún momento he sentido la angustia o desesperación de ver qué está pasando en mis redes sociales. Para ello, tengo un momento específico del día destinado a revisarlas. Estar constantemente perdiendo la concentración por chequear los estatus de la gente destruye todo el trabajo de flow y mindfulness que construimos mientras hacemos una actividad en particular. Por su parte, si alguien necesita contactarme me llama. Si no lo hace es porque el asunto no es de importancia y por ende, puede resolverse en otro momento.

No depender del celular ha sido muy liberador. Ahora, cada vez que entro al metro o veo a mi alrededor me sorprendo cómo todo el mundo o un 99% de las personas tienen sus miradas fijas en el aparatico. Nada más desagradable y triste que observar una pareja en un restaurante y que ninguno se esté hablando porque el celular es más interesante. Y ojo, no crean que siempre fui un angelito. Años atrás, cuando los Blackberry estaban de moda, también me pegué a la supuesta ‘magia’ del celular. Así que no piensen que critico solo por criticar o aplaudo solo por aplaudir. He visto y vivido las dos caras de la moneda. Y considero que esas experiencias me han dado suficiente criterio para argumentar.

Ahora, ciertamente, muchos necesitarán resolver algo y por eso estarán viendo el teléfono. Pero, no nos engañemos. En su gran mayoría, están jugando Candy Crush o revisando Facebook porque simplemente no saben qué más hacer cuando están libres de tareas.

Como de seguro habrán visto en videos o mensajes que circulan por doquier, los smartphones han pasado a sustituir el contacto humano y la comunicación por amistades virtuales. El smartphone ‘aparentemente’ nos muestra paisajes y realidades más maravillosas que ver cómo las plantas van cambiando de estación por las calles que transitamos todos los días. El sonido de la naturaleza ‘no se compara’ con los ringtones y demás notificaciones (para mi gusto un poco fastidiosas) de cada vez que nos llega un mensaje. Y lo peor de todo, es que el smartphone nos ha imposibilitado apreciar y vivir el ocio, el tiempo libre, tan necesarios hasta para la creatividad, para desconectarnos, para calmarnos, para descansar. Y si seguimos en este hilo, pues hasta nos perjudica la vista porque andamos no sé cuántas horas diarias frente a una pantalla de algún tipo.

No me mal interpreten. Tener un celular en esta época es necesario. No obstante, más necesario e importante es saberlo utilizar y administrar. Hoy, les cuento que mis necesidades comunicacionales son distintas. Si bien este método de cero celular en la calle me sirvió por más de tres años, hoy y debido a mi trabajo, no me está siendo suficiente. Ya he tenido más de un par de ocasiones donde solucionar asuntos hubiera sido más sencillo si contara con saldo o un plan.

Por ello, hoy les traigo mi conclusión o mi solución. Ya que experimenté la maravilla de no depender de este dispositivo, haré todo lo posible por no recaer. Esto implica que mantendré el celular libre de notificaciones de emails y redes viciosas. Su uso para mí se reducirá a mensajes de WhatsApp y llamadas. Claro está que la idea también es que pueda disponer de ciertas aplicaciones para su uso eventual o en situaciones de necesitarlas.

Asimismo, considero que es importante no quedarse atrás con los avances tecnológicos. Por esta razón, apoyo actualizarnos en hardware y aplicaciones. Pero, una vez más, siempre recordando administrar y hacer un buen uso de estas ventajas.

¡Que el celular sea un medio de comunicación, no nuestro único medio de distracción y entretención! Sube la mirada, ¡o sí hay todo un mundo fuera de la pantalla!

¡Estamos de aniversario! – Parte III

Quisiera cerrar esta semana y este ciclo aniversario con este pequeño video. Es un simple resumen y recordatorio del camino que comenzamos a recorrer hace un año. ¡Espero lo disfruten! Y, los invito a que me sigan acompañando mientras descubrimos el significado de la vida.

¡Estamos de aniversario! – Parte II

¿Te gusta leer?

En esta lista encontrarás mis recomendaciones y favoritos para seguir aprendiendo a llevar una vida feliz y balanceada.

  1. La vida es ahora (2013)

Bárbara Porter y Magdalena Andrade nos cuentan los beneficios y prácticas del mindfulness. Este es uno de los pocos libros producidos en Latinoamérica, y por ende en español, sobre este tema tan interesante e importante para todos. Fue mi primer acercamiento formal al mindfulness y espero que como a mí les abra su curiosidad.

2. Dare, Dream, Do (2012)

Whitney Johnson recopila su voz y la de muchas mujeres que se han atrevido a soñar. ¿Por qué nos cuesta tanto hacerlo? Explora en estas líneas el poder de la vida. Inspírate con las múltiples historias y aprende de todos los tips que Whitney nos presenta. Hagamos de nuestros sueños una realidad.

3. Essentialism (2014)

El título lo dice todo. Aprende de la mano de Greg McKeown a decir que no y a comprender el verdadero significado de priorizar. Porque menos es más, conoce sobre el esencialismo y contágiate.

4. Flow (2008)

¿Sabías que practicar flow, como lo denomina su autor Mihaly Csikszentmihalyi, es uno de los principales motores de la felicidad? Aprende todo con este clásico.

5. El legado de las madres (2010)

Aprende de tu pasado, déjalo ir y construye un mejor presente y futuro. En tu legado está la clave.

Libros sobre felicidad

He querido incluir esta sección de libros en el tema de la felicidad recomendados por grandes autores y representantes de esta área. A lo mejor ya los conocen pues se trata de los títulos más nombrados dentro de la investigación sobre felicidad. ¡Disfrútenlos!

6. Stumbling on Happiness (2007) – Daniel Gilbert

7. 10% Happier (2014) – Dan Harris

8. Positivity (2009) – Barbara Fredrickson

9. The How of Happiness (2008) – Sonja Lyubomirsky

10. If You’re so Smart, Why Aren’t Happy (2016) – Raj Raghunathan

¡A leer, inspirarse y ser feliz!

¡Estamos de aniversario! – Parte I

Te preguntarás por qué no he publicado posts en el blog durante estas últimas semanas. Aquí está la respuesta, ¡la coleccionista de puertas está de aniversario! En esta oportunidad y con motivo de nuestra celebración, estaré compartiéndoles varios posts especiales durante estas semanas.

Para comenzar, y con la ayuda de una amiga, a quien considero un verdadero ejemplo de mindfulness, les hemos preparado una pequeña guía para que se inspiren y motiven a vivir en el presente.

13567101_10153612742631296_4234776490744282313_n

Conozcan a Anais Borges. Estudiamos juntas en la universidad y ahora esta querida compatriota se encuentra viviendo en…(¿listos para el ejercicio de pronunciación?)… Muelheim and der Ruhr, Alemania.

¿Quieren saber más de Anais?

Si me tocara a mí describirla, la resumiría con la palabra espontaneidad. ¿Cuántos planes, viajes, sueños y actividades la he visto haciendo o sé que ha hecho? Y, vaya que con qué fluidez y valentía. ¡Anais es toda una trotamundos, en el estricto y figurativo sentido de la palabra!

Actualmente, se desenvuelve como [tengo que enumerarlas para que entiendan mi descripción anterior 😉 ]…

  1. Profesora de inglés, español y francés… ¿y ya vamos con el alemán?
  2. Traductora
  3. Consultora de marketing para startups

…Y además, le gusta cantar, caminar y viajar… Lo certifico, es todo un espíritu viajero y aventurero.

Dejemos que ella les cuente más de sus aventuras. Tomen nota porque de seguro su historia les servirá para aventurarse en el mundo del mindfulness.

Entrevista a Anais

– ¿Cómo describirías tu día a día, tus actividades, etc.?

Mis días empiezan muy tempranito. Me levanto a eso de las 6 de la mañana y tardo más o menos una hora en salir. Me gusta tomar al menos 15 minutos para desayunar y luego salir a tomar el tren a donde tenga que ir. Soy profesora de inglés empresarial, por lo que voy a distintas compañías durante el día. Me gusta tomar el tren y caminar por muchas razones: puedes pensar, leer o planificar tu día mientras estás sentado o simplemente puedes mirar por la ventana y ver el paisaje. ¡Caminar simplemente me mantiene en forma porque no tengo tiempo para ir al gimnasio!

Mi horario es un poco complicado porque no estoy en un sitio de 8 a 5, por lo que los días laborales pueden ser súper largos o cortos, dependiendo del cliente.

Al final del día me gusta relajarme con mi esposo. A veces vemos series, películas, nos contamos sobre nuestros días y planificamos date nights muy seguido (¡estas siempre terminan con helado!… Muy importante).

– ¿Qué tipo de actividades o situaciones contribuyen a aumentar tus niveles de felicidad?

Pienso que trabajar en lo que amas es lo primero para ser feliz. Obviamente el trabajo no siempre debería ser color rosa, y menos fácil. Si se te hace muy fácil, es hora de buscar un nuevo reto.

Además del trabajo, hay que darle tiempo a los hobbies y a tus seres queridos. ¿Qué te gusta hacer? A mí me encanta cantar, así que canto todos los miércoles con una banda. A veces damos presentaciones, pero lo más importante para todos es tener esa hora y media de música una vez a la semana. En cuanto a tus seres queridos, trata de darle tiempo a tu pareja y mantenerte en contacto con tus amigos.

– Si tuvieras que elegir una palabra para describir tu estilo de vida, ¿cuál elegirías?

Adaptabilidad. He tenido que adaptarme a muchas circunstancias en mi vida. [NOTA: yo de metiche en la entrevista… ven por qué me gusta ver a Anais como alguien espontáneo jeje]

– ¿Te consideras una persona feliz? ¿Por qué?

Sí, me considero una persona feliz porque he aprendido a apreciar lo que me ha dado la vida. Siempre intento verle el lado positivo a las situaciones y estar consciente de que he sido muy afortunada en comparación a muchísimas otras personas.

“…he aprendido a apreciar lo que me ha dado la vida”.

– ¿Qué significa para ti una vida plena y balanceada?

Una vida plena y balanceada significa apreciar cada momento que te da la vida, desde lo más ordinario hasta lo extraordinario. Una vida plena es estar en paz contigo mismo al aceptar tus errores y trabajar en no volverlos a cometer o recurrir al plan B. El balance viene al apretar el botón “pausa” de vez en cuando, al preguntarte a ti mismo qué te hace feliz y que te trae amargura. Esto puede ser actividades, cosas y hasta personas.

“Una vida plena y balanceada significa apreciar cada momento que te da la vida, desde lo más ordinario hasta lo extraordinario.”

– ¿Qué recomendaciones le darías a alguien que busca llevar una vida plena y balanceada?

Siempre aplico la expresión “stop and smell the roses”. Si siempre tomas un determinado camino a casa, ¡fíjate en los árboles, en los pajaritos que vuelan en el aire, piensa en todo el esfuerzo que se tomó para construir ese edificio que tienes que ver por 10 minutos en el tráfico, o créate una historia de qué estará pensando la persona sentada a tu lado en el autobús! Guarda el teléfono, especialmente si estas conduciendo y observa que no estás solo en este mundo.

“Stop and smell the roses”

– ¿Por qué consideras importante vivir en el presente?

Pienso que nos enfocamos tanto en los errores que hemos cometido en el pasado y nos preocupamos por los planes que tenemos en el futuro que no tenemos tiempo de valorar lo que vivimos en el presente. Si no podemos ser felices en el presente, ¿cuándo podremos?

– Si has enfrentado cambios, ¿cómo los manejas, en especial cuando ocurren de forma desprevenida?

Cada vez que hago planes los pongo en manos de Dios. Entonces, cuando estos no marchan de la manera que esperaba, no me preocupo porque tengo fe de que algo mejor viene en camino. Esto no quiere decir que no me decepcione, obviamente esto va a suceder cuando tienes una visión de lo que quieres y no se da, pero hay que aceptar esos cambios y verle el lado positivo a la situación.

– ¿Algún consejo para sobrellevar los cambios?

Siempre considero el dicho “Dios se ríe de tus planes”, lo cual no lo tomo como algo malo. Como dije antes, cualquier plan que él tenga para ti, será mil veces mejor que el original. Pienso que al no poner todo el peso de los planes en tus hombros, ya estás más relajado.

Otra estrategia que aplico, sobre todo al haber vivido en distintos países, es no comparar. Tomar la ciudad o país, como un territorio por descubrir y no pensar en cosas como “el clima es mejor allá, la comida no es la misma, la gente es fría, etc.” Sino pensar “Qué bello es el cambio de las estaciones, nunca había visto un árbol así, eso se ve rico, lo voy a probar, voy a sonreírle a esa señora porque tal vez está teniendo un mal día, etc.”

– Si tuvieras que repasar todos los años de tu vida, ¿qué aprendizajes te llevarías hasta ahora?

Que la vida es hoy, es ahora. Todo el tiempo que pases pensando en lo que pudiste hacer es tiempo perdido. He aprendido a decir que sí, aunque tenga miedo, a hablar con extraños porque hay más personas buenas que malas, aceptar la ayuda de los ángeles que te pone el camino y a no tener miedo de expresar tu amor a las personas que están ahí para ti.

“…la vida es hoy, es ahora”.

———

Espero que al igual que yo, hayas disfrutado de este pequeño café con Anais. Aprovecho para agradecerle una vez más por su ayuda en hacer esta entrevista una realidad. ¿Y tú, qué aprendizajes te llevas hoy?

¿Quieres enterarte de todo lo que pasa en La coleccionista de puertas? Suscríbete o síguenos en nuestras redes sociales.