¡Llegó la primavera!

En esta parte del hemisferio, ha llegado la primavera. Por ende, pensé que esta semana podríamos celebrar con este post una de las estaciones más bonitas del año.

La primavera trae consigo color. Aquí el clima no es tan definido. Igual a veces hace frío. El sol sale, pero la brisa resulta engañosa de vez en cuando. Mas, lo importante en realidad es precisamente lo primero que mencioné, el color. Y con el color, viene el olor. Cantidad de flores abriéndose. Árboles cubriéndose de verde. No más ramitas desnudas. No más grises y pálidos marrones. Y luego de todo este renacer, viene el calor de verano, que si bien para muchos es demasiado, son solo tres meses al año que podemos deshacernos de todo tipo de abrigo.

El cambio se siente en el ambiente. Aun cuando te guste más el frío, no puedes negar que la primavera trae esperanza, emoción, positivismo. Es como si nuestro cuerpo renaciera junto al paisaje. Así que llenémonos de buena actitud. Permitámonos florecer. Es tiempo de limpieza, de nuevos proyectos y aventuras. Es tiempo de volver a lo simple. Y no hay mejor época del año que esta para recordarnos la belleza de los detalles. 

Los dejo con esta pequeña oda a la primavera, que escribí hace ya unos cuantos años atrás.

 

PENSAMIENTOS MATUTINOS

Llegó la primavera, 

luz y color irradian por doquier, 

solo hay vida y júbilo al amanecer.

 

I

Dulce mañana

que alegra mi estancia,

hoy me levanto

y la brisa me abraza.

Puedo sentir mis manos

contemplando en su regazo,

lo que la naturaleza me trae

cosechado en su espacio.

II

Abro los ojos

y la belleza me absorbe,

sonrío

y la alegría me absorta,

respiro y los lirios me adornan

con sus dulces colores

y gratos olores.

III

Hoy es un día

de júbilo y gloria,

pues la mañana triunfante

dice sí a la hora.

Me levanto

y las energías me agobian,

mi cuerpo se estremece

entre tanta luz y el bello azul.

Mi mente se despeja

entre el mundo de ensueño,

que hoy se me presenta

como una realidad a la espera.

IV

Siento que no falta nada,

solo mis pies y su calzada.

Ya empiezo a caminar

y no hay barrera que me detendrá.

Es hoy y no mañana

cuando mi futuro he de hallar.

Ya en mis planes he de actuar.

Veo las semillas, veo los logros,

veo la grata sonrisa del antojo.

Pero más allá de eso,

veo la luz al final de la sombra.

V

La vida es una sola,

a veces larga, a veces corta,

pero no hay duda que una sola.

En planes se nos va,

así que hoy en acciones comenzará.

La diversión,

su principal herramienta será,

pues la enseñanza

también habrá de encontrar.

La sabiduría su paso marcará,

y la dirección correcta ha de tomar.

VI

De la mano del amigo

siempre andará,

y no falta Dios

que su luz iluminará.

Las estrellas de gozo

la noche llenarán,

pues los pensamientos mañaneros

no han de acabar,

cuando suene el reloj

marcando las dos.

VII

Pensar y pensar

también cesará,

pues los planes hechos

de ellos están.

Así que de hoy en adelante,

solo júbilo y paz,

ninguna tristeza se presenciará,

porque aun en los malos momentos

la lucha vencerá.

VIII

A veces se gana

y otras se pierde,

pero siempre la perseverancia

enciende su fuerte.

Planes y planes

hoy marcharán

por el camino del qué harán,

para el hacer gobernar.

Hoy las palabras

cobran sentido,

sentido de vida,

de luz y regocijo.

IX

Hoy es un día colorido,

de pájaros cantando al ritmo de su himno.

Hoy es el día

en que los sonidos cobran sentido,

y los colores su giro.

Hoy es el día

para decirte a ti mismo,

es esto y no aquello

lo que de mi vida yo quiero.

Fragmento de la colección “Pensamientos” (2013)

Déjate maravillar

¿Tienes algún parque cerca? ¿Has salido a dar una vuelta recientemente? Si no, ¿tendrías la posibilidad de ir a algún espacio verde por un rato?

Quédate conmigo para hacer este pequeño ejercicio. Imagínate que estás en Nueva York. Si no conoces esta ciudad, sirve ubicarse en el centro de alguna otra. En muchos casos son sinónimo de concreto, un gentío caminando en ambas direcciones y a paso acelerado y el constante ruido de los carros. Casi no hay árboles o zonas verdes entre las calles, salvo algunas excepciones. 

Ahora, sitúate en un espacio completamente distinto. Vete a un parque. Estás rodeado de árboles. La grama está verde brillante. Camina alrededor. ¿Qué escuchas? ¿Qué hueles? ¿Qué ves?

¡Qué fácil es dar las cosas por sentado! Y, qué interesante sería mantener la mente abierta y curiosa ante todo lo que nos rodea. 

Déjate maravillar. Ve de verdad a un parque y regálate un momento de mindfulness. Es increíble lo que puedes descubrir.

El otro día mientras hacía ejercicio, me propuse estar más atenta a los caminos que tomaba. Me puse a observar los árboles. Comenzaron a llegarme varios recuerdos. Sabía que el parque era hermoso, pero a veces lo que tenemos al alcance no nos es suficiente. Otras veces simplemente no nos damos cuenta de eso que tenemos. Pero, esta vez me di cuenta cómo se asemejaba a un parque de una ciudad que aprecio mucho y donde viví por un par de meses. Luego, me dije a mí misma, ¡guao y lo tengo aquí mismo!

Después, me puse a ver la cantidad de personas que hacían ejercicio igual que yo. Honestamente, me sorprendí y me entusiasmé. Pensé, qué rico se siente llevar una vida sana. No importa cuánto fastidio me dé o cuán cansada esté para salir a caminar. Esto vale la pena.

Seguí caminando y de repente me llegaba un aroma de algún árbol. Daba media vuelta y volvía a pasar por ese mismo sendero para poder olerlo de nuevo. ¡Nunca había percibido un aroma tan delicioso de una planta! (Todavía tengo pendiente ubicar cuál árbol es).

Volví a enfocar la mirada en el presente y disfruté de mi caminata. Terminé agotada, pero con la mente maravillada. Y lo más importante de todo, esas experiencias están allí a mi alcance. No tengo que esperar a viajar para encontrar naturaleza, belleza y demás. En el día a día hay muchas cosas con las que puedes sorprenderte, entusiasmarte y maravillarte.

Un post sencillo, una idea simple, pero que si te das permiso, puedes hacer que tus días tengan otro color.

Si en tus cuatro paredes, ya sea de tu casa u oficina, no encuentras nada que te asombre, sal y déjate maravillar.