¡Caos, caos, caos!

¡Muy pronto, les traeremos nuevo contenido! Gracias por su paciencia…

Micrófono abierto

Cada uno vive una realidad distinta. No solo vivimos en países con medidas y condiciones diferentes, sino que además, cada uno percibe la cosas de manera particular. Con toda esta pandemia, a veces es difícil ponerse en los zapatos del otro. Uno se imagina algunos escenarios, pero al menos que uno lo esté viviendo, no sé hasta qué grado entendemos su realidad. Una cosa es la empatía, otra cosa la vivencia.

Siempre he creído que todo pasa por una razón. Y aun en las condiciones más extremas creo que siempre hay algo, por más mínimo que sea por lo que podemos sentirnos agradecidos. Por algo, estudios han encontrado personas en fuertes niveles de pobreza que aun así son muy felices. Por supuesto que todos merecemos tener cubiertas nuestras necesidades básicas. Y es verdad también que a veces cuando eso sucede, creemos que en más encontraremos mayor felicidad. Por eso creo en el minimalismo, en el menos es más, volver a esa sencillez y apreciación en las pequeñas cosas que olvidamos a diario.

En fin, toda esta situación mundial me ha hecho reflexionar en lo iguales y diferentes que somos, en especial en nuestra apreciación y percepción de las cosas. Mi realidad no es la verdad para muchos. Por esta razón, en esta semana abro el micrófono a ustedes. 

¿Cómo han vivido la cuarentena? ¿Cómo los ha afectado la pandemia? ¿De qué quieren que hable en los próximos posts? ¿Algún tema que les gustaría explorar o en el que necesitan alguna ayuda?

microphone

Ícono por Freepik (flaticon.com)

Contáctanos en nuestro sitio Web o déjanos tu opinión en la sección de comentarios al final de esta entrada. También puedes utilizar nuestras redes sociales:

RRSS

¡No dejes de escribirnos! Queremos escucharte.

Por qué recomiendo no ver noticias y qué hacer entonces

Debo admitir que nunca me he inclinado por ver las noticias. Entiendo la importancia de mantenerse enterados de lo que está ocurriendo en el mundo, pero ¿a cuál costo? 

Greg McKeown, en su libro Esencialismo, habla de cómo Gandhi, enfocado en su propósito de liberar a los oprimidos, decidió “reducirse a cero”. Para ello, debía eliminar de su vida todo lo que lo alejaba de su propósito. Así, pasó tres años sin leer el periódico, puesto que “descubrió que sus contenidos agregaban solo confusión innecesaria a su vida”.

Según Rolf Dobelli, en su artículo News is Bad for You—and Giving up Reading It Will Make You Happier, “las noticias son dañinas para tu salud. Resultan en miedo y agresión. Asimismo, entorpecen tu creatividad y tu habilidad para reflexionar de forma profunda”. Hace una analogía muy interesante, dice: “las noticias son para nuestra mente como el azúcar para nuestro cuerpo”.

Cuidamos lo que comemos. ¿Qué hacemos por cuidar nuestra mente? El exceso de información puede abrumarnos. Las noticias informan, pero qué hacemos con esa información, de qué nos sirve a nivel personal.    

Piensa en lo que está ocurriendo a nivel mundial. Predominan las noticias sobre el caos, enfrentamientos, problemas, crisis. Puede que no te des cuenta, pero silenciosamente todo eso va calando en tu cuerpo. Ese estímulo se va almacenando como tensión. Tarde o temprano tu vaso se desborda. 

Las noticias nos dan estrés y ansiedad. Incrementan nuestra incertidumbre. Tal como argumenta Graham Davey, profesor emeritus de la Universidad de Sussex, las noticias hoy en día son “cada vez más visuales e impactantes”. 

Hace unas semanas, y dada una situación importante que estaba ocurriendo, sentí la necesidad de revisar las noticias todos los días. Estaciones de metro podrían estar cerradas. Podría haber alguna manifestación por lugares cercanos, etc. Sin embargo, lo que me encontraba, además de los hechos que ocurrían, era un sin fin de opiniones. Esta persona analizaba esto. Esta otra creía esto otro. Yo creo tal cosa. Y al final, me ponía en mi rol de jueza y comenzaba a juzgar las opiniones, la situación y los hechos. Mis propias emociones, experiencias y pensamientos creaban todo un hilo, y más tarde, llegaba la frustración, confusión y a veces hasta molestia.

Lo que sea que esté pasando a tu alrededor, está pasando y ya. A lo mejor puedes contribuir a que algo cambie. Mas, por lo general, no. Entonces, de qué vale preocuparse, de qué vale imaginar qué va a pasar si no lo sabes, de qué vale crearte escenarios de contingencia. 

Me di cuenta que debía cambiar mi rol de jueza por mi rol de observadora. Es bien difícil, pero solo así puedo dejar de juzgar y pensar por mí, por los demás y por la situación; observar los hechos sin agregar más. 

Ciertamente, considero que revisar las noticias a menudo no ayudan a ser un mero observador. 

 

¿Qué hacer entonces?

 

Esto es lo que yo hago:

  1. Si no hay nada apremiante sucediendo a mi alrededor y que me afecte directamente, no veo noticias. Si hay algo importante que debas saber de seguro te enterarás por algún amigo o familiar. Además, ahora en las redes sociales, en especial Facebook, circulan constantemente noticias. Con leer el título tienes.
  1. Si a tu alrededor están ocurriendo hechos importantes que requieran tu atención, yo reviso el Twitter una vez a la semana. Sigo las cuentas que sé que me pueden dar la información que necesito, ni más, ni menos. Evito los programas de opinión y los hilos en tweets con más opiniones innecesarias.
  1. Para situaciones puntuales, por ejemplo, tienes que salir y no sabes si están abiertas las estaciones del metro, nuevamente, una visita puntual a la cuenta del metro en Twitter y estamos listos.

 

Loretta Breuning, autora de Habits of a Happy Brain, recomienda “limitar tu consumo de noticias a un bloque de tiempo cada día (por ejemplo, en el almuerzo o antes de cenar), o menos. Como mínimo, no ver o leer noticias antes de dormir”.

¡Noticias!

Como ya saben, he estado publicando un post cada 15 días. Hoy vengo a anunciarles que volvemos al esquema original de publicación. ¡Retomamos el post semanal!

Si aun no te has suscrito, puedes hacerlo en este enlace. Recibirás nuestras publicaciones en tu email todas las semanas. Además, recuerda seguirnos en nuestras redes sociales.

 

cropped-fb-logo La coleccionista de puertas
Twitter-logo-bird_logo_2012 @DianaFBlanco
ig-logo-email @dianaf.blanco

Noticias

¡Queridos lectores!

Lamento mucho mi desaparición estas últimas semanas. Ténganme paciencia. Muy pronto publico más contenido.

Gracias de antemano,

La coleccionista de puertas

¡Aquí estamos!

¡Queridos lectores, no hemos desaparecido del mapa! La coleccionista de puertas está aquí y muy pronto seguiremos compartiendo más contenido, experimentos y descubrimientos interesantes.

Por mientras, les recordamos seguirnos en nuestras redes sociales y a mantenerse en sintonía para más.

¡Bienvenido sea el 2019 y todos los retos que nos traiga! Nos vemos…

rrss