La pausa del esencialista

Si prefieres escuchar el post, haz clic en el botón de play a 
continuación. Si tienes algún comentario o feedback, nos encantarí­a 
escuchar tus impresiones.

 

Como muchos saben, este blog es un recorrido personal. Por esta razón, he estado escribiendo de forma recurrente sobre la cuarentena. Después de todo, en esa fase me encuentro.

Llega un punto, sin embargo, en que frente a toda esta realidad, a lo mejor queremos escuchar otras palabras, otras cosas. No se trata de ignorar lo que está pasando. Se trata de darse un respiro.

Ya aquí estamos casi en invierno. Hemos tenido varios días seguidos de frío. Cada vez que sale el sol, por ende, para mí es una celebración. Después de todo, no está fácil agarrar vitamina D.

En esta oportunidad, no quiero extenderme, ni analizar nada. Quiero traer ese rayito de sol, esa celebración, ese instante por más efímero que sea.

La invitación es a hoy buscar y regalarte un tiempo para disfrutar de ese haz de luz, literal o metafóricamente hablando. Para los esencialistas, puede tratarse de ese espacio dedicado al pensar, como lo expone Greg Mckeown en su libro Esencialismo: Logra el máximo de resultados con el mínimo de esfuerzos; explorar preguntas y posibilidades, diseñar tu día, tu vida; observar; sentarte a pensar y estar un rato solo contigo mismo; un permiso para aburrirse. Como señala el mismo autor:

“A fin de tener enfoque, necesitamos escapar para enfocarnos”.

 


Enlaces:

Libro Esencialismo: Logra el máximo de resultados con el mínimo de esfuerzos, por Greg McKeown

Una manera divertida de chequear cómo va tu cuarentena

Más de un tercio de la población se encuentra resguardada en sus casas en este momento debido al COVID-19. Muchos estarán trabajando de forma remota. Sus hijos estarán llenos de tareas para no perder el año escolar. Y entre toda esta ola, llegó a mi poder un material creado por Dalmaus para ayudar a los niños a entender la importancia de quedarse en casa. Pueden descargarlo aquí.

Si revisan el cuento/documento, verán que termina con un certificado para darle a los niños una vez finalice el confinamiento. Y para darle seguimiento a las actividades que realizan durante este período, hay una plantilla que deben completar.

No creo que necesites un diploma, pero mi esposo y yo pensamos que tal vez adaptar este juego a nosotros podría ser una manera divertida de vivir la cuarentena. Va un poco ligado a la práctica que les compartí hace unas semanas, nuestro Family Meeting.

¿Qué tal si cada semana haces un balance de cómo te fue? Es una oportunidad para mejorar, para show up, para reflexionar y como dije para divertirte. Lo puedes hacer tú solo o con tu familia. 

Ahora, antes de compartirles la planilla, quiero invitarlos a que hagan una reflexión. Está muy bien que tengamos a disposición toda una serie de libros, películas, juegos y demás para pasar el tiempo. Mas, ¿qué tal si en lugar de pasar el tiempo, vivimos el tiempo?

Ya he escuchado a varias personas hablar de esta pandemia como una llamada de la naturaleza a pausar, una pausa forzosa, dado que nuestras sociedades, de lo contrario, no pararían. Y es por esto que no les traigo este juego para que se llenen de actividades, sino para que se guíen y piensen cómo quieren aprovechar esta oportunidad que se nos ha dado. Sin más… 

 

Juguemos a “Cosas que he hecho en casa”

Screen Shot 2020-04-03 at 11.41.50

Descarga la planilla aquí.  

A partir de esta semana, estaré compartiendo mis dibujos por Instagram. Compártenos los tuyos usando el hashtag #cosasquehehechoencasa y no olvides de etiquetarme (@dianaf.blanco).